Vivir sin temor: Día 28

Cinco piedras lisas

por el Rev. Tom Thorpe

Unity nos proporciona cinco piedras lisas para que seamos victoriosos. Dichas piedras son las cinco enseñanzas básicas de Unity. Recordarás que David derribó a Goliat con su primera piedra.

Así, también, podemos nosotros superar cualquier temor cuando hemos desarrollado la habilidad de utilizar nuestra primera piedra: Sólo existe una Presencia y un Poder en el universo: Dios, el bien omnipotente.

Considera que si Dios es el único poder en el universo, no puede haber nada que temer. Entonces, ¿por qué tenemos miedos? Los tenemos porque nuestra habilidad en el uso de esta primera piedra lisa no se ha desarrollado plenamente. No creemos completamente en la Única Presencia y en el Único Poder. Nuestros temores ofrecen prueba de nuestra incredulidad. Necesitamos practicar y construir nuestras habilidades usando las cuatro piedras restantes.

Nuestra segunda piedra lisa es nuestra identidad como el Cristo, el hijo amado de Dios. Nuestra naturaleza y la naturaleza de Dios son la misma, ya que somos expresiones de Dios. Pablo escribe: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). Cuando, a partir de mi humanidad, me siento impotente y derrotado, puedo recordar mi divinidad, mi naturaleza crística dada por Dios. Gracias a este recuerdo, logro una nueva comprensión.

Nuestra tercera piedra lisa es nuestra comprensión del poder formativo del pensamiento. Llamamos a esta energía la ley de acción mental. Esta nos recuerda que nuestros pensamientos crean nuestras experiencias. Mediante nuestros pensamientos habituales, decidimos cómo vamos a responder a las personas, los eventos y lascircunstancias de nuestras vidas.

Nuestra respuesta puede no tener efecto inmediato sobre lo que nos sucede. Nuestra respuesta, sin embargo, dicta si vamos a vernos a nosotros mismos como víctimas o reconocer nuestro dominio. Al practica esta tercera piedra, arribamos a la comprensión de que somos dueños de nuestras vidas.

Nuestra cuarta piedra lisa es la oración afirmativa, la oración que conoce la Verdad. A través de negaciones (declaraciones que liberan el agarre que el pensamiento erróneo ha mantenido en nuestras mentes) y afirmaciones (declaraciones que construyen una fuerte conciencia de la Verdad), logramos una visión más clara, no sólo de nosotros mismos sino también de cómo el universo de Dios está estructurado para ofrecernos apoyo constante.

Nuestra quinta piedra lisa es, junto a la primera, la más importante. Nos recuerda la base de cada pensamiento, palabra y acción en nuestra creciente comprensión de la Verdad que sabemos. Mientras más usamos esta quinta piedra más logramos una conciencia renovada de nuestro dominio otorgado por Dios. Vivimos partiendo de nuestro dominio como directores ejecutivos de nuestras vidas. A medida que continuamos afrontando a los “gigantes” (los temores de nuestras vidas) armados con nuestras cinco piedras lisas, nos acercamos más a la verdad de que Dios es la Única Presencia y el Único Poder en el universo. Al avivar nuestra conciencia de fe en Dios, nuestra primera piedra lisa brillará con la luz de la Verdad, la cual disolverá rápidamente cualquier temor.