Mi taza de sabiduría mañanera

Hace muchos años, cuando yo estaba teniendo problemas en mi matrimonio, un familiar me regaló una suscripción a La Palabra Diaria. Disfrutaba de las lecturas cada mañana. Terminar mi matrimonio fue uno de los retos emocionales más difíciles que he pasado. Un día permanecí en una silla sin poder moverme, esperando que mi hermana llegara para ayudarme. Le pedí que me leyera el mensaje del día. Dicho mensaje me dio fortaleza y consuelo, e hizo que pudiera superar mi sentido de debilidad. Dios me guió y llegué a saber que todo iba a estar bien. ¡Gracias a todos en La Palabra Diaria!

—Linda, Rhode Island
Ayuda a que otros encuentren inspiración
Apoya a Unity
Unity ayuda a que las personas mantengan una conexión profunda con Dios cada día, y tu regalo generoso hace que podamos compartir La Palabra Diaria y otras enseñanzas de Unity con el mundo. Dona ahora o aprende más.
Da un regalo
Cuando regalas una suscripción a La Palabra Diaria, estás obsequiando aliento e inspiración para cada día del año. Con cada suscripción de regalo, enviaremos una tarjeta anunciando tu obsequio a la persona.