Mi compañera espiritual

Me sentenciaron a un año de prisión en Pennsylvania. Aunque me quitaron mi libertad, no pudieron quitarme mis creencias y pensamientos religiosos. En mi capilla había ejemplares de La Palabra Diaria. Mes a mes, La Palabra Diaria creció en mí convirtiéndose en mi compañera espiritual y guía. Indudablemente, me ayudó a forjar la relación con Dios que había anhelado por años.
 
Los calendarios me alentaban a leer los mensajes diarios. Cada día marcaba el mensaje leído como muestra de haber sobrevivido, y luego se lo enviaba a mi esposa junto con mi petición de oración. Sin su publicación no hubiera podido aguantar la prisión. Ahora, gracias a La Palabra Diaria, me encuentro bien en cuerpo, mente y espíritu.

—Paul, Pennsylvania
Ayuda a que otros encuentren inspiración
Apoya a Unity
Unity ayuda a que las personas mantengan una conexión profunda con Dios cada día, y tu regalo generoso hace que podamos compartir La Palabra Diaria y otras enseñanzas de Unity con el mundo. Dona ahora o aprende más.
Da un regalo
Cuando regalas una suscripción a La Palabra Diaria, estás obsequiando aliento e inspiración para cada día del año. Con cada suscripción de regalo, enviaremos una tarjeta anunciando tu obsequio a la persona.