Visualización

 

COMPARTIR

Herramienta Espiritual de Unity: Visualización

¿Qué es visualización?

La visualización es un proceso en el cual formamos una imagen mental que nos ayuda a percibir, sentir e imaginar un plan para nuestra vida, o para un área particular de nuestra vida. Gracias a la visualización, logramos claridad y orientación con respecto a lo que queremos visualizar.

Un ejemplo de visualización

Cada vez que imaginamos cómo queremos que nuestro día sea o pensamos acerca de las vacaciones que anhelamos disfrutar, estamos combinando dos aspectos importantes de la poderosa herramienta espiritual llamada visualización: imaginación e intención positivas.

La visualización es de algún modo similar al proceso de recortar fotos de aquello que te gustaría en tu vida y pegarlas en un tablero de visión. Mantener una imagen mental de lo que deseamos experimentar nos ayuda a concentrarnos y atraer energía positiva para manifestar nuestros deseos.

La visualización puede hacerse individualmente o en grupo. Existen muchos tipos y técnicas de visualización.

Fundamentos de la visualización meditativa

por el Rev. Bronte Colbert

Céntrate en lo que deseas experimentar o crear en tu vida.
En lugar de pensar en lo que no quieres, pregúntate: ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que realmente me gustaría tener o experimentar? Ya sea algo físico o intangible, permítete pensar en grande y agregar detalles claros.

Reflexiona: ¿Cómo me sentiría si logro lo que anhelo?
Ese sentimiento te ayudará a definir y afianzar la esencia de tu deseo. ¿Cómo me sentiría al tener éxito profesional o un estado de salud perfecto o una relación personal armoniosa? ¿Cómo me hace sentir lo que estoy visualizando?

Ponte cómodo, centrándote en mente y cuerpo.
Cierra tus ojos. Conecta con el ritmo de tu respiración. Elije en qué deseo quieres enfocarte e imagínate a ti mismo en los detalles. Experimenta su esencia. Siente la alegría de hacer el trabajo que amas. O imagínate sonriendo en una relación personal armoniosa, un cuerpo sano y energizado, o lo que sea que estés visualizando.

Si pensamientos inesperados se presentan, hazlos a un lado.
Respira con facilidad y afirma que mereces recibir el bien que deseas. Afirma tu poder para crear. Ten la certeza de que lo que deseas o incluso algo mejor, está a la mano. Espéralo. Aceptalo.

Dar gracias.
Considera llevar un diario de todos tus logros, ¡un recordatorio de tu poder de visión!

¿Deseas más prácticas y recursos espirituales que apoyen tu sendero?