Oración Afirmativa

 

COMPARTIR

Herramienta Espiritual de Unity: Oración Afirmativa

¿Qué es la oración afirmativa?

Afirmativo significa estar de acuerdo con una declaración; Ser de apoyo, lleno de esperanza o alentador. En América del Norte, algunas personas dicen "afirmativo" cuando quieren decir "sí". Afirmar es hacer una declaración positiva.

Llamamos a la comunicación con Dios Oración. Muchos de nosotros fuimos enseñados a decir "Querido Dios" en súplica a una entidad fuera de nosotros, pero nuestra comunicación con Dios puede cambiar de la misma manera como nosotros podemos cambiar.

Dios es bueno y por eso existimos en un universo de bien. Dios viviendo en nosotros, a través de nosotros y como nosotros, hace que todo sea bueno, afirmativo y positivo.

El lugar donde nos encontramos con Dios está dentro de nosotros mismos, el santuario interior, el templo del corazón. Podemos retirarnos a este santuario interior en cualquier momento y en cualquier lugar.

¿Cómo orar afirmativamente?

Un ejemplo de oración afirmativa:

  • Aquiétate. Respira con intención, lenta y calmadamente.
  • Con cada inhalación, mueve mentalmente tus pensamientos a tu corazón.
  • Con cada exhalación, libera resistencia.

Crea una declaración positiva para enfocarte y repítela por lo menos tres veces.

Una declaración positiva es afirmativa, sencilla y clara. Una expresión como "Recibo sólo lo bueno" o "La salud es mi naturaleza" cambia tus pensamientos, estableciendo una perspectiva más elevada y positiva.

¿Por qué funciona la oración positiva?

por la Rev. Toni Stephens Coleman

En el Manual de Oración Positiva, su autora Hypatia Hasbrouck dice: “La oración afirmativa positiva funciona debido a la Ley de Acción Mental. Los pensamientos mantenidos en la mente producen según su género. O, Lo que pensamos, creamos.

No queremos orar enfocándonos en nuestros problemas y replanteando todas las dificultades y problemas. Queremos mantener nuestros pensamientos en un plano superior.

Hasbrouck dice: "La oración positiva es la manera de formar una actitud mental permanente que refleje la actividad eterna y benevolente de Dios, de manera que podamos expresar verdaderamente nuestra naturaleza como hijos de Dios, creados a Su imagen y expresando Su semejanza aquí en la tierra”.

¿Deseas más prácticas y recursos espirituales que apoyen tu sendero?