Meditaciones y afirmaciones

Creamos nuestras experiencias de vida por medio de nuestra manera de pensar. Una manera de alinearnos con el Espíritu es por medio de las afirmaciones y de las meditaciones guiadas. Afirmar es expresar positivamente; orar es hablar con Dios; meditar es escuchar. En otras palabras, las afirmaciones son frases positivas de Verdad en agradecimiento a Dios. Las meditaciones guiadas son una herramienta para descansar la mente y abrir el camino para que el Espíritu responda.

A medida que oras y te alineas más con Dios, te vemos disfrutando de mayor crecimiento espiritual y cambio. Te vemos sintiendo un vínculo profundo con Dios y dándote cuenta de que eres un ser espiritual.

Afirmaciones mensuales

Enero 2017

Paz interna
Mi vínculo con el Espíritu aviva la paz en mi corazón.

Guía
Soy guiado a descubrimientos nuevos y satisfactorios.

Curación
Vivo partiendo de la verdad de mi ser. Yo soy sano, fuerte y estoy bien.

Prosperidad
Mis pensamientos positivos atraen abundantes bendiciones.

Paz mundial
Visualizo un mundo donde la paz reside en todo corazón.

Febrero 2017

Paz interna
Mi corazón es un santuario de amor y paz.

Guía
Presto atención a la guía de Dios y soy guiado hacia mi bien.

Curación
Resplandezco con salud y vitalidad.

Prosperidad
A tono con las ideas divinas, soy bendecido abundantemente.

Paz mundial
Expreso amor y comprensión.

 

Afirmaciones y oraciones

Curación

Con corazón receptivo al amor renovador de Dios, acepto mi curación ahora.

Soy saludable y fuerte porque estoy unido a la presencia sanadora y revitalizadora de Dios.

He sido creado a la imagen de Dios, bendecido con vigor y perfección.

El poder de Dios me sustenta y bendice con perfecta salud.

Tengo acceso inmediato al poder sanador de Dios en mí. Tengo salud y bienestar de mente, cuerpo y espíritu. En la quietud de Tu presencia, Dios, siento que Tu vida sanadora fluye en mí, trayendo paz a mi mente y energía a mi cuerpo.

Envuelto en Tu poderoso amor sanador, Dios, experimento salud y perfección de mente, cuerpo y emociones.

Gracias, Dios, por Tu vida sanadora que se encuentra en todas las células de mi ser, fortaleciéndome y restaurándome a perfección.

Querido Dios, Te entrego toda inquietud en cuanto a mi salud. Confío en que Tu amor sanador y Tu presencia dadora de vida me renuevan.

Querido Dios, estoy receptivo a Tu poder sanador. Tu luz y vida vigorizan cada célula de mi ser y siento agradecimiento.

Prosperidad

El espíritu creativo de Dios en mí enriquece mis pensamientos. Estoy lleno de entusiasmo y mi vida es próspera.

Soy un ser espiritual, heredero de la abundancia del reino de Dios. Mi vida prospera y se enriquece.

Doy gracias por las ideas prósperas de Dios que me inspiran a vivir una vida gratificadora y plena.

Soy una creación amada de Dios, y confío en Su provisión que satisface todo buen deseo.

Gracias, Dios, por Tu espíritu amoroso en mí que prospera y bendice mi vida.

Dios, Tú eres mi fuente de vida abundante. Pongo mi confianza en Ti, sabiendo que Tú me guiarás y multiplicarás mis bendiciones.

Gracias, Dios, por Tu sabiduría que me llena de ideas prósperas y Tu presencia todo proveedora que asegura provisión abundante para cada necesidad. Mi vida se enriquece en todo sentido.

Tú eres mi fuente, querido Dios, y en Tu presencia se satisface toda necesidad. Gracias por Tu bondad que me bendice y bendice a aquellos que amo.

Dios, Tu amor llena mi corazón y atrae hacia mí todo lo bueno. Gracias a Tu sustancia ilimitada vivo una vida abundante.

La presencia de Dios está en mí y a mi alrededor. Disfruto de vida y energía creativa, me despierto con ideas prósperas y soy receptivo al bien ilimitado.

Paz interna

El amor de Dios calma mis pensamientos y me infunde paz de mente y corazón.

Siento serenidad y seguridad en la presencia de Dios, y mi corazón está sereno.

La presencia de Dios en mí es mi centro de perfecta paz. Siento confianza y calma, sabiendo que Dios me acompaña siempre.

Dios en mí es mi constante fuente de paz y fortaleza.

Me relajo, entrego todo pensamiento ansioso y descanso tranquilo en la presencia de Dios. Abro mi corazón a Ti, querido Dios, y permito que Tu paz llene mi ser. En Tu presencia, siento paz, serenidad, confianza y fortaleza.

Siento calma bajo Tu cuidado amoroso, querido Dios, y entrego todas mis inquietudes a Ti, sabiendo que me apoyas y sustentas en todo lo que hago.

Dios, al mantener mi corazón y mente centrados en Ti, siento que Tu paz infunde mi ser entero dándome serenidad y seguridad.

Amado Dios, Te entrego todo sentimiento de confusión. En la comodidad de Tu presencia, siento alegría y serenidad.

Dios, Tu presencia me calma y tranquiliza todo a mi alrededor dirigiéndome a un lugar de perfecta paz. Al centrarme en Tu presencia serena, dejo ir toda inquietud y me siento protegido por Tu amor.