Aférrate a la Fe

No recuerdo a mi abuela, pero su muerte ha ensombrecido mi vida adulta hasta donde recuerdo. A los 43 años, Odessa Abner, mi abuela paterna, fue diagnosticada con cáncer de mama. Un año más tarde, el 17 de enero de 1974, ella falleció en compañía de mi padre.

Yo tenía tres años.

Amor transcendente

Crecí asistiendo a una escuela católica y, aunque siempre sentí una conexión profunda con Dios, hubo una época en la que hice a un lado toda práctica religiosa. Más tarde en mi vida, aprendí acerca de Unity, ya que mi madre, la Reverenda Carmen Fe Figueroa, está a cargo de Unity en Dominicana.

Un pececito que ni siquiera era dorado

Un pececito que ni siquiera era dorado

En mi jardín construí dos estanques no profundos para lirios de agua y puse pececitos dorados en ellos. Se multiplicaron. Pero los perros arruinaron los estanques, así que en el otoño los vacié y regalé los pececitos.

Luego ese mismo otoño, llovió mucho y en el invierno nevó mucho. Había dos o tres pulgadas de agua en el fondo de los estanques. Debe haber estado congelada por lo menos un mes y debe haberse congelado y descongelado varias veces. Puede que haya habido ocasiones en que los estanques estuvieran secos.

Desde la parte honda

Desde la parte honda

Una gran multitud llevó a Jesús cerca de la orilla del Lago de Genesaret. Él se montó en el bote de Simón, donde desde la popa, enseñó a la multitud las cosas profundas del Espíritu. Finalmente dijo a Simón: Lleva la barca a la parte honda del lago, y echen allí sus redes, para pescar (Lucas 5:4. Versión Popular). Simón objetó, diciendo que había estado pescando toda la noche y no había sacado nada. Pero hizo como Jesús se lo pidió, y las redes pronto encontraron tal cantidad de peces que tuvo que pedir ayuda. Pronto varios botes estaban llenos.

Canta una Nueva Canción

Canta una Nueva Canción

No importa lo que haya ocurrido en el pasado, este es un nuevo día, una nueva hora, y un nuevo momento. Puedes apoderarte del gozo en las alas de la oración y ser elevado en paz y valor.

Eres un hijo del Dios vivo, predestinado para la felicidad; para irradiar belleza y tranquilidad. Brillante y hermoso como los rayos del sol por la mañana, para expresar la música y la armonía del universo. El gozo es tu regalo de parte de Dios, y no depende de lo que ocurrió hace diez años, hace un mes, ayer o anoche.

Páginas

Subscribe to Unity Enlinea RSS