Encrucijada - Monday, February 4, 2019

Lunes, Febrero 4, 2019

Encrucijada

El Espíritu divino me guía hacia donde necesito estar.

En la naturaleza, cuando la marea cambia, el fluir del océano vira su dirección y se mueve con nuevo ritmo. Ante cualquier turbulencia o tribulación, aquieto mis pensamientos. Siento que la marea interna de mi mente y mis emociones se convierte en una corriente armoniosa y beneficiosa. Dejo ir, y sé que mi vida sigue un plan divino. Descanso y confío en que este momento me está llevando hacia un mayor bien.

Lo que pasó ha quedado atrás. Aprovecho el movimiento de este cambio de marea y fluyo con él. Mis movimientos —físicos, mentales y espirituales— son gratos, pacientes y centrados. Mi vida siempre va hacia adelante.

En armonía con el Espíritu, yo soy guiado hacia donde necesito estar.

¡Vuélvanse a mí y yo me volveré a ustedes!, ha dicho el señor.—Malaquías 3:7

La Palabra Diaria® es posible gracias a las suscripciones pagadas y a las donaciones de personas como tú. ¡Agradecemos tu apoyo y espíritu generoso!