Los momentos callados de reflexión nos brindan paz y renuevan nuestra energía. Haz una pausa para sosegar tu mente y abrir tu corazón según disfrutas de un momento de conciencia divina.

Guía

Las respuestas vienen a mí en el Silencio.

Sacio mi sed de comprensión al beber de la fuente de conocimiento en mí. Me sirvo de este manantial durante momentos de reflexión en el Silencio. En armonía con la sabiduría divina, dejo atrás soluciones generadas por el intelecto o el ego. Dejo ir la autocrítica acerca de lo mucho o poco que sé. Afirmo la Verdad: Soy sabio y estoy bien informado; sé lo que necesito saber.

En la claridad del Silencio, cualquier pensamiento turbio que bloquee mi guía es eliminado. Un conocimiento interno, que es más seguro y firme que cualquier creencia falsa, surge en mí. Confiado y claro acerca de lo que tengo que hacer, actúo según la guía que recibo y procedo con comprensión divina. 

Nos visitó desde lo alto la aurora, para dar luz a los que habitan en tinieblas … para encaminar nuestros pies por camino de paz. —Lucas 1:78-79

Las respuestas vienen a mí en el Silencio