Un corazón agradecido abre muchas puertas II

Mary-Alice y Richard Jafolla

 

La gente, las plantas y los animales responden

Hemos visto cómo el expresar agradecimiento sinceramente, como Jesús hizo ante la tumba de Lázaro, abre la puerta a las superaciones que parecían imposibles. Ya sea que trates con gente, animales o plantas, cuando apreciamos y alabamos a alguien o algo, lo mejor surge.

Las palabras y sentimientos de gratitud y alabanza hacen que la gente, ya sean adultos o niños, se supere más y exprese más su verdadera naturaleza crística. Cuando alabamos a los animales y les mostramos gratitud al recompensarlos con obsequios y caricias, reforzamos su buen comportamiento y les animamos a hacer aún más. Las plantas también responden a las palabras amorosas de alabanza y gratitud creciendo más fuertes y con mayor rapidez. 

Todas las formas de vida aman realmente oír la verdad sobre ellas: que son expresiones radiantes del Dios eterno. Hasta las células de nuestros cuerpos responden y se regeneran cuando se les dice que son apreciadas y amadas. “Gracias a ustedes por traerme salud y fortaleza. Gracias por su inteligencia que sabe qué hacer y cómo hacerlo. Las amo y bendigo a medida que irradian nueva vida por todo mi cuerpo".

Myrtle Fillmore, cofundadora de Unity, recobró su salud por medio de ese método. Habiéndosele dicho que tenía una condición incurable, empezó a bendecir y dar gracias a cada órgano de su cuerpo, alabando la inteligencia en él y alentándolo a desarrollar nueva vida. 

Trata de dar gracias regularmente a tus células y ve lo vehementemente que responden con más salud. Tú sabes por experiencia lo bien que respondes a palabras y sentimientos de aprecio de cualquier persona. Todos deseamos ser apreciados. Aún más, todos lo merecemos porque somos creaciones especiales de Dios, parte de la Divinidad. Volvemos de nuevo a la idea de ver el Cristo en nosotros y otros y ser agradecidos por esa Presencia.

La gratitud multiplica tu bien

Más que nada, debemos expresar agradecimiento a Dios porque esto nos ayuda a reconocer y aceptar más Su actividad en nuestras vidas. 

¿Deseas conocer más a Dios y dejar que el plan perfecto de tu vida se muestre? Entonces alaba y da gracias a Dios ahora. ¿Deseas más perfección en tu cuerpo físico? Luego alaba la evidencia de vida y salud que ya tienes, porque la inteligencia divina en tus células serán alentadas a crear aún mayor salud y bienestar. ¿Deseas más prosperidad? Bendice y da gracias por todos los recursos que tienes, y ellos se multiplicarán en formas nuevas y creativas.

Dando gracias en el camino ascendente

Viajas a mayores alturas en tu jornada ahora, aligerando la carga de viejas y pasadas actitudes y conductas. Los demonios y dragones que habitaban los bosques al comienzo del camino ya no son verdaderas amenazas para ti. Aunque a veces el apagado eco de un lamento temible quizás suene a través del valle de tu alma en alguna noche sin estrellas, esto es nada más que un eco, después de todo, y te levantas con una avasalladora sensación de alegría y agradecimiento. La vida es buena. Dios es bueno. ¡Da gracias porque lo mejor está aún por llegar!