Somos eso

por el Rev. Mark Fuss

 

YO SOY inspirado

Afirmación: Yo soy inspirado a hacer todo lo que he de hacer.


Una de las definiciones de la palabra inspirar según el Diccionario de la Real Academia Española, es “Sentirse motivado por alguien o algo para el desarrollo de la propia creación”. Al leer esto, mi mente recordó las personas e ideas que me han inspirado. Ellas influyeron en quien soy —lo que pienso y creo acerca del mundo a mi alrededor.

El Dr. Robert Fish, mi profesor y amigo, es una persona que me avivó e inspiró. Fish, como era conocido cariñosamente por sus alumnos, enseñó homilética, narración, un tipo de teatro en el cual los actores no memorizan sus diálogos, sino que utilizan su expresión vocal para ayudar a la audiencia a comprender la historia, sin escenarios, trajes ni movimiento, y otras clases para hablar en público durante mi experiencia en el seminario. Fish me enseñó a sondear las profundidades de mis pensamientos, sentimientos y experiencias para dar vida a una historia para una audiencia y para mí mismo. Me enseñó a dar aliento a la idea que conlleva la historia, a hacerla vivir. Fish era particularmente habilidoso en el uso de metáforas e historias para compartir una idea edificante.

Para mí una idea de este tipo es “Acornología” (estudio de la bellota). Jacob Needleman popularizó esta metáfora en su libro Lost Christianity (Cristianidad perdida) y la llamo “Acornología”. Fue utilizada de nuevo por Cynthia Bourgeault en su libro The Wisdom Way of Knowing (El camino a la sabiduría del saber), donde la encontré por primera vez. Espero que te inspire también.

Acornología

Había una vez, en una tierra no muy lejana, un reino de bellotas, anidado al pie de un gran roble. Como los ciudadanos de este reino eran bellotas modernas, plenamente occidentalizadas, llevaban sus vidas con energía llena de propósito y, por ser bellotas de mediana edad, se inscribían en muchos cursos de autoayuda. Había seminarios llamados “Sacándole el mayor provecho a tu cáscara” y “¿Quién serías sin tu historia de nueces?” Había grupos para los que tenían sentimientos lastimados y de recuperación para las bellotas que se habían herido al caer del árbol. Había spas para aceitar y pulir las cáscaras y varias terapias “de nueces” para aumentar la longevidad y el bienestar.

Un día en medio de este reino apareció un pequeño ser extraño lleno de nudos, aparentemente dejado caer por un ave pasajera. No tenía sombrero y estaba sucio, lo cual inmediatamente creó una impresión negativa en las bellotas. Y para empeorar las cosas, agachado bajo el poderoso roble, tartamudeó un cuento raro. Señalando la cima del árbol, dijo: “¡Nosotros… somos… eso!”

Las otras bellotas concluyeron que eran pensamientos delirantes, obviamente, pero continuaron conversando. “Así que dinos, ¿cómo nos convertimos en ese árbol?” y él dijo, señalando hacia abajo: “Tiene algo que ver con meterse en la tierra… y romper la cáscara.”

“¡Demente!” respondieron. “¡Totalmente mórbido! Si lo hacemos, ya no seríamos bellotas.”

¡Somos eso!

He compartido esta historia miles de veces a lo largo de la década pasada y nunca deja de animar, vivificar e inspirar a quienes la escuchan. Una bellota es una semilla, y su naturaleza y destino es convertirse en un roble. Nosotros también somos semillas —¡nuestra naturaleza y destino es llegar a ser más!

La idea de que “somos eso” —la expresión divina— es básica en las enseñanzas de Unity. No estamos rotos, sino que somos bendecidos. Nuestros pensamientos, nuestras palabras y acciones son creativos. Cuando podemos abrirnos e ir a la tierra de nuestro ser, un mundo de crecimiento y posibilidades se abre ante nosotros.

En este mes te invito a tomar en consideración:

  1. ¿Quiénes te inspiran?
  2. ¿Qué cualidades/habilidades demuestran las personas que te animan y vivifican?
  3. ¿Qué invocan en ti?
  4. ¿Qué idea o pensamiento creativo te inspira a ser lo Divino en expresión —a hacer todo lo que has de hacer?

Yo soy inspirado a hacer todo lo que he de hacer. Y así es.