¡Sé!

¿Qué deberías ser? James Dillet Freeman, escritos por James Dillet Freeman
por James Dillet Freeman

¿Qué deberías ser? James Dillet Freeman, escritos por James Dillet Freeman

¿Qué tan alto debes apuntar? Tú eres más que un árbol de secoya.

Vivimos en un mundo de luz. Nosotros mismos somos luz. …

Solo tengo que mirar… saborear… sentir, solo tengo que vivir—saber que el mundo es un trabajo más maravilloso que cualquier cosa que pueda imaginar, ¡cualquier cosa que imagino será!

El asombro más grande de todos los poetas, soñadores, inventores, especuladores que han vivido, nunca es nada comparado con la maravilla que es el mundo. El mundo es la maravilla de Dios, la inteligencia infinita que compone su infinito, el gozo de la eternidad deleitándose en sí misma.

… Porque cuando considero a la humanidad, vislumbro a Dios a cuya imagen estamos hechos.

Presta atención a la vida y escucharás la voz de la vida que grita: ¡Sé!

¿Qué deberías ser? ¡Sé para lo que fuiste creado!

Fuiste creado para ser gozo. Fuiste creado para ser un hijo de Dios. … La impresión del espíritu está en cada una de tus células.

Solo por esto, todas las cosas fueron hechas, ¡para ser! La vida no debe explicarse en términos de fines y metas, sino solo en términos de vida. La vida tiene metas, pero su significado y valor no dependen de este hecho. ¿Cómo explicaremos la vida en términos de fines?

No hay final que no sea un punto de partida …

Hoy no necesitas ninguna razón para ser. Es tu propia razón de ser. Es suficiente que es hoy.

La vida no necesita razón para ser. Es tu propia razón de ser. Es suficiente que es la vida.

Tú no necesitas razón para ser. Tú eres tu propia razón de ser. Es suficiente que eres tú.

Para leer más de James Dillet Freeman, solicita:

¿Qué deberías ser? James Dillet Freeman, escritos por James Dillet Freeman

Dios te ama por lo que eres, no por lo que has hecho o no has hecho. ¿Qué eres? Eres el hijo de Dios. Esa es tu razón de ser.

… Apunta a lo más alto, aunque no puedas alcanzarlo. Si nunca apuntas más allá de tu alcance, no crecerás. Ser es crecer, y crecer es apuntar más allá de tu alcance. El crecimiento es aspiración, y la aspiración es el impulso de ser para lo que naciste.

La vida está hecha para los grandes aspirantes. Son ellos los que hacen posible todo el crecimiento.

¡Oh humano, eres la semilla espiritual de Dios! Crece como crece un árbol, surgiendo de ti mismo, así como un árbol se levanta de sí mismo.

Una semilla de secoya es muy pequeña para convertirse en un árbol tan gigantesco. Eres más que un árbol de secoya. Porque tienes altura, amplitud y profundidad, pero tienes otras dimensiones. Tú eres mente. Tú eres espíritu.

¡Oh humano, fuiste creado para ser la expresión perfecta de Dios!

Dios dice, ¡Sé!


James Dillet Freeman fue un poeta, autor y conferencista internacionalmente aclamado. Como ministro de Unity, se desempeñó como director del programa Ministerial de Unity, así como director del Ministerio de Oración de Unity.