Resucita la fuerza de tu vida

Resucita la fuerza de tu vida
Sue Bryan

Artículo de La Palabra Diaria

Gracias a la resurrección, Jesús le mostró al mundo la verdad: que el espíritu morador de Dios revive y restaura. Aunque al morir Jesús abandonara Su forma humana, eso no significó un final. La muerte de Jesús ofreció la oportunidad para que Él demostrara la divinidad eterna. Jesús nos enseñó que inclusive la muerte puede ser superada.

Tal vez haya momentos cuando tu experiencia humana te presente situaciones y circunstancias que parecen insuperables. Durante esos momentos recordar la demostración de Jesús te dará el poder para saber que puedes vencer cualquier reto en tu vida. Nada ni nadie puede separarte de tu herencia divina.

Al creer en la carencia y la limitación, bloqueas tu habilidad de ver el potencial divino. El temor, la duda y los sentimientos de insuficiencia tienen que ser crucificados o tachados para que tu naturaleza divina pueda resucitar. Al dejar ir las creencias que han estado bloqueando el fluir de tu bien, permites que el potencial de tu naturaleza divina sea enaltecido. Puedes conectarte a la sabiduría, la fortaleza y el poder en ti, y seguir tu inspiración divina.

Durante el Domingo de Resurrección toma tiempo para la oración y la meditación, y pondera acerca de lo que guardas en tu corazón. La meditación te ofrece la oportunidad de apartarte de lo externo para que puedas ser renovado. Pasar tiempo en el silencio fortalece el vínculo con el poder de Dios en ti. ¿Qué piedra tiene que ser removida de manera que puedas manifestar los deseos de tu corazón? Dios es la única presencia y el único poder. Dios es tu fortaleza. Repite y afirma estas verdades. Gracias al poder resucitador en ti todas las piedras que han estado bloqueando tu bien son removidas. Jesús le enseñó al mundo la verdad acerca del poder vivificador y restaurador de Dios que mora en todos. Considera este mensaje durante la temporada de Cuaresma.

Eric Butterworth, el autor de Descubre tu poder interno, nos recuerda que “El Domingo de Resurrección ... nos brinda la oportunidad de contemplar y apreciar nuestra divinidad; la profundidad de nuestro potencial divino. Es un tiempo para reevaluar los principios que hacen que podamos superar los retos”. Somos llamados a ver más allá de las apariencias de la existencia cotidiana.

La vida es más que observar y experimentar el reino físico. Tenemos en nosotros la naturaleza crística. Jesús demostró para nosotros la habilidad que tenemos para vencer cualquier obstáculo aparente. Cuando tomamos tiempo para reconectarnos con el Cristo en nosotros, nos elevamos por encima de las creencias y limitaciones viejas para realizar nuestro potencial divino. Estamos destinados a expresar los magníficos dones de Dios. A lo largo de Su vida Jesús nos enseñó cómo expresar dichos dones. Con Su muerte y resurrección Jesús demostró la vida eterna de Dios que mora en cada uno de nosotros.

En nosotros yacen la sabiduría, el amor y la vida. Ahora es el momento de celebrar la luz de Cristo en nosotros, de resucitar la fuerza de vida y de reclamar nuestro mayor bien.

Sue Bryan es Maestra Licenciada de Unity, Directora Espiritual Certificada, estudiante de la Maestría en Divinidad del Unity Institute® y miembro de la iglesia de Unity de Oak Park, en Oak Park, Illinois, U.S.A