El poder de la presencia

por Rev. Teresa Burton

l Poder de la presencia,

Tuve que servir de jurado el mes pasado.

Casi puedo sentir tu compasión. Mas este es el asunto: Aparte de tener que levantarme y salir de mi casa demasiado temprano, no me importa. Incluso espero ser elegida para servir como jurado.

Así que fui a la corte de casos de familias. Al llegar, fui llevada a una sala de jurados y luego a una sala de audiencias. Y esperé por el resto del procedimiento: las instrucciones, el video de orientación, l repetidas frases de gratitud por nuestro servicio y la garantía de que el sistema judicial no funcionaría sin nuestra participación.

Efectivamente, poco después de la orientación, mi grupo fue llamado a una sala de audiencias en otro piso y se nos indicó dónde sentarnos. Los abogados estaban presentes, al igual que el oficial y el taquígrafo de la corte. Llamaron nuestra atención con las palabras "Todos de pie". Se abrió la puerta y el juez entró.

"¡Buenos dias!" dijo él.

"Buenos días", murmuramos.

“Oh, sé que pueden hacerlo mejor que eso. ¡Buenos dias!"

Nos reímos, y la energía monótona de la mañana fue interrumpida. Respondimos de nuevo, esta vez nuestra energía estuvo a punto de igualar la del juez.

El juez se presentó y nos dio la bienvenida, agradeciéndonos una vez más por el valioso servicio que estábamos prestando. Pero esta vez se sintió diferente. La presencia del juez, cálida y acogedora, me hizo sentir bien.

Casi tan rápido como llegó, salió de la sala, junto con todas las demás personas excepto los miembros del jurado. Alguien en el grupo especuló en voz alta que el caso pendiente se estaba resolviendo fuera de corte y que no íbamos a ser necesitados. Efectivamente, así fue.

Cuarenta y cinco minutos después, el personal de la sala volvió a entrar y el juez se dirigió a nosotros.

"Tengo malas noticias y buenas noticias", dijo. "La mala noticia es que no podré pasar el día con ustedes. Y la buena es que han servido su servicio de jurado hoy y por los próximos tres años ".

Estoy segura de que la mayoría de mis compañeros del jurado se sintieron aliviados con la noticia, mas yo me sentí un poco decepcionada de no poder compartir más tiempo con el juez.

La bendición de una actitud positiva

Reflexionando acerca de lo que había pasado esa mañana, me sorprendió cómo la actitud, la nuestra y la de los demás, puede determinar una experiencia. Y es tan sencillo. Un saludo sincero, una sonrisa, escuchar afable y atentamente ayudan a que nos sintamos vistos y apreciados.

Pensé en el juez y en los diversos aspectos públicos de su trabajo, en cómo la rutina diaria podía volverse rutinaria y superficial: los mismos procedimientos e instrucciones, el desfile continuo de abogados, demandantes, acusados y grupos de jurados. Mas el poder de su presencia lo trascendió todo.

He conocido otras personas que pueden hacer lo mismo, probablemente tú también puedes. Independientemente de la vocación (conductor de autobús, cajero de banco, trabajador de la salud), cuando alguien aporta toda su presencia a lo que está haciendo, bendice a todos en su órbita.

Por supuesto, lo contrario también es cierto. Me enteré de eso después de un frustrante viaje al DMV (departamento de vehículos motorizados) hace más de un año. Ambas experiencias me han enseñado una lección invaluable sobre la importancia no solo de estar presente, sino la manera correcta de hacerlo.

Considero que mi reciente servicio como jurado me invitó a vigorizar mi presencia dondequiera que vaya. Cada encuentro, no importa cuán eventual o pequeño sea, es una oportunidad para bendecir a los demás con amabilidad, humor y compasión.

Ofrezco esa invitación a todos. Juntos podemos crear un mundo vibrantemente vivo, dichoso, alegre y rebosante del poder de nuestra presencia colectiva.


Rev. Teresa Burton, Preparándote para una primavera espiritual, el mayor regalo de la Cuaresma, tedio del invierno, tedio spiritualRev. Teresa Burton es una ministra ordenada y maestra licenciada de Unity. Teresa, una oradora dinámica e instructora creativa, hace que las enseñanzas de Unity sean fáciles y divertidas. Antes de responder al llamado para ser ministro, Teresa trabajó como editora por más de 25 años en diversas funciones de publicaciones impresas y digitales.