Misterio

Permito espacio para lo desconocido e incomprensible, Misterio de la vida, Misterio de Dios, Rev. Margo Ford, Tema anual de Perfect Vision Unity 2020
por la Rev. Margo Ford

 

Cuando nos enfrentamos a las grandes preguntas de la vida, ¿cómo aceptamos lo incomprensible?

Con la absoluta confianza que una niña tiene en lo que le ha dicho su padre, realmente le creí a mi padre cuando me dijo que lo sabía todo. Recuerdo haberle dicho a mi amigo: "Mi padre lo sabe todo", mientras estaba segura de que su padre no. 

El mundo de un niño es tan estrecho, que la idea de que un adulto podría saberlo todo es perfectamente razonable.

A medida que maduramos, nuestro mundo se amplía a través de la educación y las experiencias de la vida. Por lo que también llega a nuestro alcance lo mucho que hay que aprender sobre nuestro universo.

Aún cuando un vasto conocimiento ha sido adquirido a lo largo de los milenios, investigaciones siguen siendo llevadas a cabo en todo el mundo con la intención de aprender cada vez más y más, especialmente sobre lo que beneficia a la humanidad.

¿Qué sabemos sobre Dios?

¿Cuál es nuestro entendimiento de Dios? ¿Qué sabemos realmente?

En la primera carta de Pablo a la iglesia en Corinto, él escribió: “Por ahora vemos en un espejo, vagamente, luego lo veremos cara a cara. Ahora sé solo en parte; luego sabré completamente, incluso como he sido completamente conocido ” ( 1 Corintios 13:12 ).

Ha habido numerosas interpretaciones de esos versículos de las escrituras, pero podemos entender que Pablo estaba diciendo lo obvio: hay muchas cosas que no sabemos, y lo que sí sabemos de Dios está necesariamente limitado por nuestra naturaleza humana.

“Por ahora vemos en un espejo, tenuemente, luego lo veremos cara a cara. Ahora sé solo en parte; luego lo sabré completamente, incluso como he sido completamente conocido. "
—1 Corintios 12-13

Jesús habló muchas veces del Reino de Dios y lo comparó con una perla de gran precio, un tesoro escondido, levadura y una semilla de mostaza. Sus metáforas eran un intento de ayudar a la gente a ver, a comprender la amplitud, la profundidad y la naturaleza de Dios.

A pesar de que leemos las palabras de Jesús, incluyendo, "El reino de Dios está dentro de ti ", ¿Tenemos realmente una visión clara de quién y qué es Dios o de la naturaleza de nuestra relación con Dios?

Podemos asentir en acuerdo cuando leemos o escuchamos a un orador decir: “Dios es todo lo que hay; no hay ningún lugar donde Dios no esté; el fundamento de todo ser”. Podemos decir que somos seres espirituales teniendo una experiencia humana. Sin embargo, ¿realmente lo entendemos? Tal vez tengamos destellos momentáneos de percepción, pero éstos pueden evaporarse tan rápido como surgieron.

El misterio de Dios

A menudo decimos que Dios es vida, Dios es amor, belleza y bondad, y vemos la evidencia de esto en mucho de lo que nos encontramos en el mundo. A menudo en un estado de silencio meditativo, podríamos sentir la presencia de Dios como la vida que nos llena, como el amor que somos.

La bondad que Dios puede parecer fácil de entender hasta que nos encontramos con algo que no encaja con el patrón de nuestras creencias arraigadas. Podría ser entonces cuando vemos débilmente a través de nuestro lente espiritual. ¿Cómo explicamos muchos de los eventos en nuestras vidas y en el mundo, especialmente aquellos que no son bienvenidos?

Si bien confiamos en que nuestra vida es eterna, no sabemos exactamente lo que sucede cuando dejamos nuestros cuerpos humanos y nuestras almas se liberan. ¿Volvemos a la Presencia como almas individualizadas o nos hundimos en el todo? ¿Reencarnamos como seres humanos o como algo más? ¿Podríamos acaso experimentar la vida en otra galaxia o incluso otro universo? Y si así fuera, ¿Tendríamos la opción de elegir cuándo, dónde y cómo tomamos forma nuevamente?

Sentirnos cómodos con lo desconocido

Existen muchas cosas desconocidas en esta vida. A medida que nos damos espacio para lo desconocido e incomprensible, también permitimos que nuestra fe y nuestras percepciones de “lo que es” sean ampliadas a través de nuestras prácticas espirituales de la oración y la meditación.

Cuando nuestra atención se centra en lograr un entendimiento más completo de lo que somos como expresiones individualizadas de Dios, llegamos a tener una comprensión más profunda de Dios y de nuestra unidad en Dios – todo el tiempo aceptando que lo que sabemos en un momento determinado es todo lo que necesitamos saber. 

Preguntas a considerar:

  • ¿Cómo puedo usar mi lente espiritual para profundizar mi experiencia de Dios?
  • ¿Cómo puedo sentirme cómodo con lo desconocido e incomprensible?
  • ¿Cómo podría ayudar a alguien a sentirse en paz con lo que es incomprensible?

¿Tienes preguntas sobre cómo abordar tu práctica espiritual diaria? Descubre las herramientas y prácticas espirituales que Unity enseña para acceder al poder divino en ti.