La verdad acerca del conocimiento directo

La verdad acerca del conocimiento directo
Eric Butterworth

En todas partes existe una gran necesidad de guía: para los niños, para los matrimonios, para los negocios. Sin embargo, si una persona sugiere públicamente que depende de la guía divina, se le puede ver con desconfianza. A menudo la guía divina es vista como mística o como algún tipo de magia.

Hay un sentimiento casi instintivo en cada persona de que existe algo más allá de sus prejuicios personales, algo más que sus preocupaciones, algo más que puede ser logrado. Sin embargo, la mayoría de las veces este algo se ha tratado a nivel de superstición: echar una moneda al aire, tarot, hojas de té, estrellas o una bola de cristal.

Somos testigos de evidencias fantásticas de guía en la naturaleza, y la llamamos instinto. Pero si una persona tiene esa experiencia, nosotros la llamamos GE o guía del espíritu. ¿Por qué te niegas a aceptar como un hecho que: Ciertamente espíritu hay en el hombre, y el soplo del Omnipotente lo hace que entienda (Job 32:8?

Quizás es porque nuestra religión no trata con  la persona en su totalidad. Caminamos solos, sin estar conscientes de que todos somos Uno. Vivimos en un campo de sabiduría infinita, pero estamos sordos al proceso. Emerson dice: Existe guía para cada uno de nosotros, y por medio del escuchar con humildad oiremos la palabra correcta.

Necesitamos expandir nuestro pensamiento de Dios a una conciencia real de omnipresencia, saber que la totalidad del Espíritu está presente en cada punto del espacio al mismo tiempo. No existe distancia entre Dios y el ser humano. No hay ningún lugar donde podamos ir por guía. Estamos en ella todo el tiempo.

La expresión “voz de Dios” es engañosa. Cuando Moisés oyó a Dios hablar en la zarza ardiendo, fue un conocimiento tan claro  que era como que si Dios le hablara. Se le ordenó que se quitara las sandalias, que significa dejar ir las nociones preconcebidas y ser como un niño.

Jesús dijo: Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis (Mateo 6:8). Dios está presente y Dios sabe. El saber existe y está a la mano. Ahora. El camino para salir del problema está a la mano. Pero este conocimiento proviene sólo de la mente no confusa. Si tienes conocimiento acerca de muchas cosas, es difícil conocer la Verdad, conocer al Conocedor.

Una persona creativa puede estar tan involucrada en saber que deja ir todo acerca de lo cual tiene conocimiento, aunque pueda indicar imposibilidad. La creatividad verdadera fluye cuando la mente no está restringida por el conocimiento de los hechos, porque el conocimiento directo transciende los hechos.

Pocas personas experimentan el conocimiento directo en sus esfuerzos de oración porque están preocupadas con nociones preconcebidas que traen con ellas a sus ratos de oración. La mente que está abarrotada de imágenes y metas frustra con éxito el proceso del conocimiento directo.

La forma más elevada de oración no es tratar de alcanzar cosas, sino aceptar el todo. Es “estad quietos y sabed” que el Espíritu está presente como la Presencia. La respuesta a tu dilema está en el presente, aquí y ahora. No hay lugar donde ir, nada qué lograr, nadie a quien contactar ni a quien rogar. Porque eso sólo implicaría ausencia, y el conocimiento directo es Presencia.

Cuando oímos de casos de conocimiento directo, tendemos a considerarlas como suerte, una revelación especial o intervención física. En realidad, muchas de nuestras corazonadas e intuiciones evidencian el conocimiento directo. Necesitamos tener más fe en el proceso de guía. Porque la presencia de Dios, al actividad del Espíritu Santo está siempre presente donde estemos. Conoce nuestras necesidades y busca constantemente satisfacerlas.

En realidad no existen miles de cosas que aprender en la vida. Existe sólo una cosa que aprender: conocer al Conocedor interno y reconocerlo en todos nuestros caminos. Esto es comprender el nivel superconciente de la mente, aprender cómo estar y mantenernos en el fluir de la guía. No importa donde estés ni lo urgentes que sean tus necesidades, puedes aquietarte y saber que estás en el fluir. Sentirás una efusión de luz en forma de ideas creativas, guía inequívoca y respuestas sin cesar.