La ley de vibración

La ley de vibración
Eric Butterworth

La vibración está en todas partes, en la raíz de todas las cosas. Incluso el “simple” acto de comunicación de voz en realidad no es tan simple. Las vibraciones de pensamiento en una persona conducen a que las cuerdas vocales vibren enviando ondas de sonido que vibran en los tímpanos de otra persona  y luego las vibraciones son decodificadas en una especie de conciencia, conduciendo a las vibraciones de pensamiento a la otra persona. …

Uno de los beneficios de asistir a un servicio religioso en una iglesia, catedral (o auditorio) sobre la simple lectura de las cosas espirituales de un libro, es una respuesta que se siente en las células y funciones del cuerpo como una influencia sanadora. Cuando la vibración  del cuerpo templo está sincronizada con las vibraciones positivas, cada servicio es un servicio de sanación.

Por supuesto, no siempre se puede estar en situaciones donde las vibraciones son buenas. Puedes no estar contento con las malas vibraciones en el trabajo, en tu barrio, aún en tu propia casa. Jesús dijo: “Ponte de acuerdo pronto con tu adversario…” (Mateo 5:25) No te dejes engañar. Él está hablando acerca de tu reacción adversa, la mala vibración de tu resistencia. Para “estar de acuerdo”, como Él utiliza el término, significa estar en armonía con Dios, para sincronizar con el flujo divino. Cuando estás listo contigo mismo, estás en condiciones de proyectar esta vibración positiva al mundo.

Pregúntate a ti mismo, “¿Soy yo parte de la solución a los problemas en torno a mí, o soy parte del problema?” Si reaccionas con ira, amargura o miedo, estás proyectando vibraciones negativas, por lo que eres parte del problema. A menos que quieras perpetuar las condiciones alrededor tuyo, deberás cambiar tus pensamientos sobre dichas condiciones.

Jesús dijo deja que tu luz brille. Alguien con vibraciones positivas de luz emanando de él, puede entrar en una habitación e inmediatamente su presencia se siente como una influencia armoniosa.

Por otra parte, las caricaturas de Al Capp el que anda en tinieblas: Joe Btfsk camina con una nube negra sobre él, extendiendo la entropía dondequiera que va. Las gallinas no ponen, los coches no arrancan, las personas no se llevan bien.

Tenemos que trabajar constantemente para aumentar nuestra conciencia, para crear vibraciones positivas internas. Hacemos esto más eficazmente a través del poder de la palabra hablada. Charles Fillmore dice: Las palabras son los agentes más poderosos de la mente. Cada vez que hablamos hacemos que los átomos del cuerpo tiemblen y cambien sus lugares.

Cuando hablas envías vibraciones que la Biblia dice tienen el poder de vida y muerte. Isaías dice: ¡Ay de los que dictan leyes injustas… (Isaías 10:1) Muchos de nuestros problemas bien podrían remontarse a palabras tales como “mi dolor de espalda”.

Si estás enfrentando un reto físico y alguien te pregunta, “¿Cómo estás?” en lugar de responder con un “concierto de órgano”, deja que ¡algo bueno sea dicho! Puedes decir que tú sabes que estás en el fluir de la vida y que te estás haciendo más fuerte cada día. O si estás a punto de decir algo negativo sobre ti mismo o deseando transmitir algunos rumores, permite que ¡algo bueno sea dicho!

Puede haber un momento en que anheles una palabra de Verdad de un consejero o maestro, alguna respuesta específica a tu necesidad. En realidad, puedes necesitar aún más el contagio de un espíritu triunfante. En un servicio de adoración dominical, tal vez no recibas la respuesta a tu necesidad en muchas palabras, pero puedes experimentar una mayor conciencia en la que desarrollarás tu propia respuesta. Es la mejor manera, la única forma infalible.

Toma un momento  ahora para entrar en la vibración de tu propio santuario interior. Permanece tranquilo. Deja que tu corazón cante su canto de alegría. Mientras las células de tu cuerpo aplauden sus manos en éxtasis, todo tu ser está sincronizado con el ritmo del universo. Ahora estás listo para salir a tu mundo con la vibración sanadora, armoniosa y proyectada, yendo delante de ti y haciendo tu camino seguro, feliz y exitoso.