Juicio

por Mary-Alice y Richard Jafolla

 

Lo que ves con los ojos cerrados es lo que cuenta.Lame Deer, curandero de la tribu Siux

"Roberto actúa odiosamente. Ciertamente no apruebo lo que hace, mas al querer que se vaya de mi vida, ¿hago juicios, o uso el buen juicio?”

¿Buen juicio, o hacer juicios? Para alguien en el sendero espiritual, ésa es la pregunta. ¿Cómo sabemos si (o cuándo) nos ponemos en un plano superior a una persona cuyas acciones encontramos repulsivas y detestables, o absolutamente inmorales? Después de todo, no somos perfectos; por lo tanto, ¿cómo podemos juzgar a otra persona? Tener clara la diferencia entre los dos ayudará.

Nadie en el sendero espiritual quiere juzgar a otro ser humano. Esto supone una posición moral superior que es peligrosa para el buscador espiritual. Por consiguiente, ofrecemos una buena manera para saber la diferencia entre hacer juicios y usar tu buen juicio: hacer juicios es detener tu evaluación de la gente en el nivel de la apariencia, el nivel superficial de cómo actúa, sin ir más allá de esto al nivel de su Cristo interno. 

Usas el buen juicio si puedes mirar más allá de las acciones de la gente —no importa lo repelente que creas que sean— a la luz crística en ella. Después de hacer esto, puedes tomar una decisión sobre sus acciones. Desde luego, tu juicio tal vez te guíe a apartar a esa gente de tu vida hasta que ella cambie sus acciones, pero siempre y cuando hagas eso y aún reconozcas la divinidad en ella, está muy bien.

La diferencia importante entre hacer juicios y usar tu juicio es ver más allá de las apariencias al Cristo en las personas. La diferencia estriba entre hacer juicios pensando que otra persona es inferior o simplemente juzgar las acciones de una persona como impropias para estar con ella o alrededor de ella.