Haz del gozo un hábito

Haz del gozo un hábito, May Rowland, Atrévete a creer
por May Rowland

 

Todos queremos ser felices. Sabemos que la mayoría de las personas desean encontrar formas de vida más alegres.

Algunas personas se sienten infelices porque aún no han aprendido el arte de vivir con gozo y felicidad —sin importar las condiciones y circunstancias de la vida. Sin embargo, todos podemos lograr la felicidad. Cada uno de nosotros puede aprender a hacer del gozo un hábito.

Lo que es definitivamente importante

No importa tanto cuáles son nuestras experiencias sino cómo reaccionamos a ellas. Eso es lo que es definitivamente importante para nuestro bienestar, para nuestra salud, felicidad y éxito.

  • ¿Cómo reacciones a la vida? ¿Lo has analizado?
  • ¿Cómo reaccionas cuando sucede algo perturbador o inesperado?
  • ¿Te molestan las cosas triviales?
  • ¿Estás en control de tus emociones?
  • ¿Dramatizas los aspectos negativos de tus experiencias?

Muchos de nosotros podemos pensar que algunas personas son naturalmente felices y que otras personas son naturalmente negativas o malhumoradas. Mas eso no es verdad. ¿Qué, entonces, nos impide ser personas alegres? Nuestra reacción a los acontecimientos de la vida es lo que nos hace felices o infelices.

No importa lo que suceda, "considérense muy dichosos". Sintamos gozo en cada experiencia y oremos para encontrar la bendición en ella. Porque el fruto de morar en la idea del gozo es la felicidad.

El manantial interno de la alegría

Si experimentas oscuridad, puedes hacer algo al respecto. Si te has sentido deprimido, infeliz, ansioso, herido o decepcionado, no necesitas esperar que los acontecimientos cambien para volver a ser feliz. El cambio puede venir mediante una transformación en tu modo de pensar. Incluso en medio de la penumbra, deja caer un pensamiento gozoso en tu mente y de inmediato comenzarás a sentir alegría. Así como las ondas se extienden y multiplican cuando una piedra cae en un lago, un solo pensamiento gozoso se extiende y multiplica en toda área de tu vida iniciando una reacción alegre.

Cuando avivamos el manantial interno de la alegría, sentimos que su fortaleza nos sostiene constantemente, sin importar lo que parezca ir mal en el mundo externo.

La verdadera felicidad no depende de las condiciones. No depende de otras personas o de cosas. Emana de nuestras actitudes mentales. La verdadera felicidad es una consecuencia de hacer del gozo un hábito.

Dejar de pensar en cuando…

Muy a menudo pensamos que la felicidad depende de una sola palabra: cuando.

"Cuando tenga una casa”, "Cuando pueda comprar un auto nuevo", "Cuando pueda tomar unas vacaciones", "Cuando me sane", "Cuando mi esposo deje de beber", Cuando algo suceda", "Cuando algo cambie", "Cuando alguien cambie..., ¡entonces seré feliz!"

Una madre puede decir: "Seré feliz cuando los niños vayan a la escuela". Más tarde, dice: "Seré feliz cuando los niños terminen la escuela". Luego, cuando los niños han crecido y terminado la escuela, dice: "¡Estaba tan feliz cuando los niños eran pequeños y estaban en la escuela!"

Debemos cultivar y aumentar nuestra capacidad para disfrutar la vida hoy; entonces el mismo espíritu de felicidad nos acompañará mañana. Nuestra capacidad para disfrutar de la vida aumenta a medida que la usamos.

Todos podemos aprender a trascender las condiciones; podemos aprender a controlar nuestros estados de ánimo y nuestras reacciones a la vida. Podemos aprender a hacer del gozo un hábito. Podemos ser el tipo de persona que deseamos ser. El poder está en nosotros. Cuando tomamos una sola idea de la Verdad y vivimos con ella y trabajamos con ella, refrescando nuestra mente diariamente mediante la oración, despertamos nuestra naturaleza divina y una transformación comienza en nosotros.

La vida es tuya para disfrutarla. Puedes observar y regir tus estados de ánimo y tus reacciones a la vida. ¡Puedes hacer del gozo un hábito!

Compartiendo la Verdad

¿Deseas leer más artículos de escritores de Unity? Solicita el folleto “Compartiendo la Verdad” hoy mismo.


May Rowland fue directora de Silent Unity desde 1916 hasta 1971. El texto del artículo originalmente apareció en su libro Atrévete a creer.