Estar presentes

Estar presente, iluminación, liberación interior, Unity
por el reverendo Paul John Roach

 

Afirmación: Vivo en el ahora, y la comprensión divina está activa en mí.


Sobre el estar presentes: Alcanzar la libertad del ahora

Los términos “estar presentes” o “vivir en el ahora” se han convertido en clichés en el camino espiritual del Nuevo Pensamiento y en la tradición no-dual en general. Hablamos del poder del ahora, del momento sin tiempo, y de que solamente existe el presente.

En el Nuevo Pensamiento, dejamos ir el pecado como un obstáculo, pero entonces lo reemplazamos con la acusación del pensamiento negativo. ¡Ahora, nuestra más grande acusación es el estar distraídos y no estar presentes ante lo que es!

Estoy siendo un poco irónico, pero el mensaje esencial sigue siendo que: La clave para despertar yace en estar conscientes de lo que es. Esto es verdad en todas las tradiciones.

Una idea que trasciende todas las tradiciones

Los sufíes dicen que un solo momento de claridad basta. La tradición zen hace la pregunta: “¿Qué falta en este momento?” Jesús habló continuamente acerca del reino de la plenitud y de la perfección como una realidad siempre presente.

Tomado de: Una humanidad y muchas historias.

Una humanidad y muchas historias

Los maestros hindúes modernos como Sri Nisargadatta Maharaj y Papaji nos invitan a simplemente estar quietos y descansar en la conciencia del YO SOY. “Sailor” Bob Adamson, un estudiante australiano de Sri Nisargadatta Maharaj, pregunta: “¿Qué está mal con este momento, si es que piensas así?”

Ah, sí. Pensar puede interferir. Pensar incluye recuerdos del pasado, así como ideas proyectadas hacia el futuro. Tal y como aprendimos desde la infancia, el razonamiento discursivo formula y luego refuerza una visión lineal de la realidad basada en la idea de que el “ser” se mueve a través del tiempo. Este sentido del ser, al que a menudo se le llama ego, solamente existe de manera condicionada. No es nuestra realidad.

No obstante, con mucha frecuencia tratamos de usarlo para encontrar la realidad. Se tiene la impresión de que, si puedo esforzarme lo suficiente, o dejar ir lo suficiente, encontraré el momento sin tiempo y seré libre. No podemos. Es tan imposible creer que podemos llegar a la iluminación mediante el pensamiento que como pensar que encontraremos el tiempo para estar presentes.

“Vivo en el ahora: no hay ningún otro lugar para vivir.”—Reverendo Paul John Roach

Las buenas noticias y las malas noticias

Si existiese alguna información y entendimiento crucial que pudiésemos llevar en nuestro corazón, es que el conocimiento intelectual, ya sea sutil o profundo, es incapaz de despertarnos a lo que es. No hay ningún sustituto para la experiencia directa.

La buena noticia es que el presente está aquí mismo, ahora mismo. Estamos inmersos en el océano del infinito, en la conciencia sin tiempo, tal como lo están los peces en el agua.

Las malas noticias es que el hábito del pensamiento lineal es difícil de soltar. Pruebas de ello son la cantidad de años que los monjes pasan meditando en un monasterio zen buscando una experiencia de satori y los buscadores espirituales que desafían la paciencia del gurú con las mismas preguntas que surgen de la añoranza de satisfacer a la mente discursiva y sus necesidades.

Todos los días se pone cada vez mejor y mejor en cada aspecto, dice el ego espiritualizado positivamente.

¿Cómo puede ser eso, si cada momento es perfecto?, responde el gurú interior.

No rendirse en la búsqueda de la liberación interior

En este momento, muchos de nosotros nos alejamos del camino. Tras el entusiasmo inicial, nos quejamos de que esto no funciona y nos desencantamos. No te rindas. Es saludable preguntarnos: ¿Queremos liberación radical o una prisión más cómoda que satisfaga al ser?

Digamos que queremos liberación. Entonces, ¿cómo la logramos? Ofrezco cinco maneras de acercarse a ello, y te invito a que las mires sin pensarlo mucho:

  1. Ya estás ahí. Ya eres libre.
  2. Considera dejar ir la historia, cualquiera que sea.
  3. Ríete, con compasión.
  4. Optimismo investigativo.
  5. Aquiétate.

Cada una de estas cinco maneras es como un mantra que contiene un componente de acción. Cantamos, contemplamos y luego actuamos. Es la aplicación práctica lo que previene nos perdamos en el pensamiento.

Una vez hemos experimentado un momento de estar presentes, la afirmación ya no es solo una declaración agradable y positiva, sino que se convierte en una realidad viviente.

Vivo en el ahora: no hay ningún otro lugar para vivir. Cuando vivo en el ahora, la comprensión divina está activa en mí porque dejo ir lo superfluo para escoger lo esencial. Estar presente me libera.