Escogiendo el amor

Escogiendo el amor
el reverendo James Trapp

Artículo de La Palabra Diaria

Frecuentemente, las relaciones interpersonales están basadas en una comprensión muy inmadura o limitada del amor. Dicho amor, está basado en condiciones e influenciado por la situación o circunstancia. Por ende, no es el amor firme que nuestras almas anhelan experimentar. Estamos aquí para ser y demostrar el amor puro e incondicional que Dios es. El amor es la esencia pura de Dios que nos une a nuestra familia humana. El amor no toma en cuenta qué o a quién ama, ya que ama por el sólo hecho de amar y no espera nada en compensación.

Para mantener esta pureza de amor, nos vemos y vemos a otros tal como Dios nos ve, como expresiones individuales de amor. Nos redefinimos constantemente al dejar ir todo lo que no esté de acuerdo con nuestra verdadera identidad como hijos de Dios. Sólo así podemos recibir la inspiración del Espíritu. Muchos de nosotros conocemos la Regla de Oro: “Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos”. Ésta regla está presente en casi todas las religiones, pero hay otra regla en Marcos 12:31, donde Jesús dice: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No podemos amar a otra persona más de lo que nos amamos a nosotros mismos. A continuación expongo varias maneras de poner en práctica la regla del amor propio.

  • Aceptar deseosamente que ya Dios nos ha dado lo que necesitamos.
  • Tratarnos muy bien a nosotros mismos.
  • Sentir compasión por nosotros mismos.
  • Tener presente que somos hijos de Dios.
  • Examinar constantemente lo que mantenemos en la conciencia, dejando en ella lo hermoso y deshaciéndonos del resto.

Al darnos cuenta de que somos uno en Espíritu, pensamos, hablamos y actuamos con una conciencia de amor. Nos orientamos hacia el amor y proyectamos esa conciencia.

El reverendo James Trapp es el Presidente de la Asociación de Iglesias Unity Internacional.