El ser humano

por Charles Fillmore

 

El ser humano es una idea en la Mente Divina. Es el epítome del Ser. El ser humano es el eje de la creación de Dios, creado a Su imagen y semejanza. El ser humano ideal es el ser humano perfecto, el Cristo, la prole de la Mente Divina. Antes de que pudiera haber un ser humano debe haber una idea de ser humano. Dios, el Padre, Mente Divina, tuvo una idea de ser humano, y esta idea es Su Hijo, la idea del ser humano perfecto, la prole de la Mente Divina. Este Hijo  es el Cristo, el unigénito del Padre. El Hijo, siendo la imagen y semejanza expresadas del Padre, es perfecto, así como el Padre es perfecto. Todo lo que encontramos en la Mente Divina lo encontramos en su prole.

Ser humano manifestado       

El ser humano manifestado debería ser como el ideal.   Lo será cuando se identifique con el Cristo. Cuando el ser humano se identifica con cualquier cosa menos que la perfección, manifiesta algún grado de imperfección.

El ser humano no está limitado en la vida. Siempre ha existido con el Padre. Al comienzo de la creación llegó a ser por medio del Hijo, el Cristo, lo perfecto, el ser humano ideal.

Los tres departamentos del ser humano              

Cada ser humano en algún momento se pregunta, “¿Qué soy”? Dios responde: “Espiritualmente, tú eres Mi idea de Mí mismo como Me veo en lo ideal; físicamente, eres la ley de Mi mente ejecutando esa idea.” Conócete como una idea integral en la Mente Divina. La mente de Dios es Espíritu, alma, cuerpo; o sea, mente, idea, expresión. La mente del ser humano es Espíritu, alma y cuerpo, no separados de la Mente Divina, sino existiendo en ella y manifestándola en una identidad peculiar al ser humano.

Cada ser humano edifica en su conciencia los tres departamentos de la Mente Divina, y su éxito en el proceso es evidenciado por la armonía, en su conciencia, de Espíritu, alma y cuerpo. Si el ser humano es sólo cuerpo sólo expresa una tercera parte. Si al cuerpo le ha añadido el alma, expresa dos tercios. Si a estas dos partes le añade el Espíritu, está en camino hacia el ser humano perfecto que Dios diseñó.

El ser humano no es ni Espíritu ni alma ni cuerpo por sí solo, sólo tiene identidad. Él puede decir “Yo”. Puede utilizar el Espíritu de Dios, el alma de Dios y el cuerpo de Dios, como su “yo” elija. Si él los utiliza con la idea de que le pertenecen, desarrolla egoísmo, el cual limita su capacidad y empequeñece su producto. En su relación correcta, el ser humano es la entrada y la salida de una vida, sustancia e inteligencia omnipresentes. Es necesario que el ser humano comprenda esta relación para que pueda crecer de manera natural. La identificación consciente debe prevalecer en el ser humano integral antes de que pueda estar en la relación correcta. Esto implica no solamente un reconocimiento de la inteligencia universal, vida y sustancia, sino también sus varias combinaciones en la conciencia del ser humano.

El ser humano espiritual                          

El Espíritu en el ser humano es el YO SOY, la individualidad. La individualidad es el ser verdadero; el que no está separado de Dios; nuestra identidad espiritual; el Dios parte de nosotros. Es lo que nos caracteriza como una identidad distinta o una manifestación particular del Principio divino. La individualidad es eterna. Nunca puede ser destruida. El Espíritu es la sede del poder. Su morada se encuentra en el lado invisible de la naturaleza del ser humano. YO SOY es la autoidentidad del ser humano, el centro alrededor del cual el sistema del ser humano gira. Está establecida en Principio. Es guiada de manera divina en sus actos y éstos están en armonía con la ley divina. El Espíritu es el mismo en esencia que Dios. El Espíritu es el centro divino en el ser humano y siempre está en lo Absoluto; no se involucra en efectos sino que es la Causa creativa del bien absoluto. Es el Cristo morador o núcleo espiritual en cada ser humano.

El alma del ser humano         

El alma es la conciencia del ser humano. Es la idea subyacente en cualquier expresión. En el ser humano, el alma son las muchas ideas acumuladas de su expresión presente. En su sentido original y verdadero, el alma del ser humano es la idea del ser humano expresad en la Mente Divina. Es lo que el ser humano ha aprendido o desarrollado del Espíritu. El alma no es del plano de las ideas de Dios sino que es la segunda emanación en la ley creativa. El alma toca tanto el plano interno del Espíritu, del cual recibe su inspiración divina, como del mundo externo, del cual recibe impresiones.

El cuerpo del ser humano  

El cuerpo del ser humano es el alma en expresión. El alma hace al cuerpo. Es la expresión externa del alma, o conciencia. El cuerpo es la precipitación del pensamiento por parte del ser humano. Dios creó la idea del cuerpo del ser humano como un organismo que se perpetúa y se renueva a sí mismo, y el cual el ser humano reconstruye como su cuerpo personal. Dios creó la idea del cuerpo o idea divina, y el ser humano, por su pensamiento, la  hace manifiesta. Todos los pensamientos e ideas toman cuerpo según su carácter. Los pensamientos materiales conforman el cuerpo material. Los pensamientos espirituales conforman el cuerpo espiritual. El cuerpo es lo externo del alma, un representación exacta de los ideales que giran en los planos internos de su dominio.