Disfruta de paz en la Navidad

por Deborah L. Cameron

 

“La paz les dejo, mi paz les doy” (Juan 14:27). Estas consoladoras palabras pueden ayudarnos a mantener nuestras mentes serenas y centradas durante la temporada de Navidad. La Navidad es una época de mucha actividad, un tiempo en que los nervios pueden alterarse un poco debido a las reuniones a las que tenemos que asistir y a las tantas cosas que queremos que hacer. Es importante recordar que la paz siempre mora en nosotros, ya que el amor divino nos envuelve siempre. 

Somos seres espirituales al cuidado y el amor de Dios, sin importar lo que tengamos que hacer, las decisiones que tengamos que tomar o las situaciones que confrontemos. Saber esto nos proporciona paz y nos ayuda a permanecer centrados y en calma.

¿Necesitas paz en este momento? Ésta es tu oportunidad de hacer una pausa en tu rutina diaria y pasar unos momentos con Dios. Sosiégate, respira profundamente y pon tu atención en Dios. Siente cómo la paz de Dios te envuelve y llena tu mente, cuerpo y alma. Siente cómo la paz regula tu respiración, calma tus nervios y te brinda seguridad. Eres uno con Dios y no hay nada que Dios y tú no puedan lograr juntos.

Al hacer una pausa para disfrutar de un momento de quietud con Dios, te sentirás más capaz de lidiar con tu día. Sentirás una conexión poderosa con Dios, una conexión que ciertamente facilitará tus experiencias.

Tus momentos con Dios son siempre oportunidades de restaurar la paz en tu mente y corazón. Son momentos en los cuales restableces tu conexión espiritual con Dios y el conocimiento de que no estás solo.

Conéctate fervorosamente con Dios frecuentemente en esta Navidad. Al mantener tu mente y corazón en armonía con Dios, puedes tener la seguridad de que todo lo que necesites, bien sea curación, guía, prosperidad, felicidad o éxito, ya es tuyo.

Orar es un aspecto muy importante de tu vida espiritual, además de ser beneficioso y satisfaciente. Según participas en la actividad sagrada de la oración, sentirás más calma, más alegría, más fortaleza y más confianza. Podrás sosegarte y disfrutar los días festivos con tu familia y tus amigos. Pasarás esta temporada especial del año consciente de tu naturaleza divina y tendrás una nueva apreciación por el verdadero significado de la Navidad. 

Ésta puede ser la mejor Navidad en tu vida, un tiempo en que encuentras paz y gozo duraderos según mantienes tu mente y corazón centrados en Dios.