Dios te ayuda ahora

Dios te ayuda ahora
Mary L. Kupferle

De cualquier manera que necesites ayuda, querido amigo, Dios te ayuda ahora. La amorosa presencia de Dios está contigo en este mismo momento, ayudándote a encontrar todo lo que buscas, ayudándote en todo lo que sea necesario para manifestar las respuestas a tus necesidades más profundas.

Dios te ayuda ahora a sosegarte, a sentir fortaleza, a recibir curación y a prosperar. Dios te ayuda ahora a ayudarte a ti mismo. A pesar de que la solución a algún problema parezca imposible, recuerda que puedes contar con la realidad de la ayuda de Dios. Ten la seguridad de que se te revelarán caminos, métodos y canales que serán apropiados, correctos, convenientes y sabios.

No estás solo en tu dilema. Dios está contigo. No estás solo en tus esfuerzos para superar tus heridas, enojos, tristezas o desalientos. No estás solo en ningún momento de oscuridad. Dondequiera que te encuentres, Dios está allí, ayudándote. Los caminos de Dios son infinitos, el amor de Dios es ilimitado y la seguridad de Dios es incesante.

Una vez, me sentía totalmente sola cuando pasaba por un reto personal, y me parecía imposible encontrar una solución satisfactoria. Por mucho que oraba por guía, parecía que no podía encontrar tranquilidad. Parecía que la situación necesitaba mucho más sabiduría, paciencia y valor de lo que conscientemente poseía. Una noche, dirigiéndome de nuevo a Dios en oración por algún tipo de revelación, me llegó un pensamiento tranquilo y firme: Tú no estás sola. Dios te ayuda ahora. Dios te ayuda ahora. Estas palabras tocaron algo en mí, y comencé a repetirlas una y otra vez. Dios te ayuda ahora se volvió gradualmente una respuesta automática a los sentimientos de insuficiencia, ayudándome a permanecer calmada a través de este período.

La incertidumbre se convirtió en confianza en el plan de Dios. Las dudas dieron paso a mayor fe. Comenzaron a aparecer señales alentadoras; comenzaron a suceder cosas buenas. Mi sabiduría y paciencia fueron aumentando. Finalmente, surgió la solución correcta.

Si te sientes solo en alguna circunstancia, recuerda que Dios te ayuda ahora. El amor de Dios está contigo. Practica apoyarte en ese amor. Persiste en estar consciente de la ayuda de Dios. Recuerda también que los caminos y medios de Dios para ayudar son infinitamente variados. Tal vez pienses que sólo hay una solución para un problema, pero Dios no conoce límites. La solución puede llegar de alguna manera totalmente inesperada. No hay un  sólo camino a seguir, hay muchos para escoger, y Dios te ayudará a encontrar el camino correcto para ti.

La fuente es Dios, pero la variación de los dones de Dios es infinita, más vasta que la extensión de ningún cielo, más profunda que la profundidad de los mares, más ancha que cualquier horizonte que la mente pueda contemplar.

Las palabras: Dios me ayuda ahora, dan a tu mente una seguridad a la cual asirse, y a tu corazón una sensación de paz y confianza. Ellas son escudo contra las imaginaciones negativas, una vara y apoyo para mantener tus pies firmemente en el sendero ascendente, hasta que se alcance la meta.

Dios te ayuda ahora a encontrar nueva fe en ti mismo, nueva confianza en los demás y nuevos sentimientos de paz en tu corazón. El saber que Dios te ayuda ahora y el dar gracias por ello, te llevan a comprender cómo dejar ir y dejar a Dios actuar.