Dios se Encarga de Eso

Mary L. Kupferle

Sí, querido amigo, Dios se encarga de eso. Lo que quiera que puedas necesitar en este mismo momento, Dios, con sabiduría y amor infinitos, se está encargando de eso.

Dios se encarga de ti en cada circunstancia de tu vida. Descansa y date cuenta de que Dios te cuida y te protege.

Dios te ayuda a liberar tus tensiones. Dios disuelve tus miedos. Una paz y una seguridad nuevas vienen a ti a medida que simplemente te das cuenta de que: Dios se encarga de eso.

Tu raciocinio quizás pregunte: “¿Cómo puedo tener el valor de vencer esto?” Deja de cuestionar y dudar. En vez de eso, recuerda tierna pero firmemente: Dios se encarga de eso. Permite que el amor y la sabiduría de Dios tomen el mando. Sentirás un alivio inmediato. Podrás respirar profundamente y descansar. Te darás cuenta de que tienes fe, que puedes estar en paz, que eres una creación de Dios.

Cada vez que sepas dentro de ti: Dios se encarga de eso, te darás cuenta de que la fuerza y las presiones humanas ya no son necesarias. Obtendrás una conciencia nueva de lo que significa dejar ir y dejar a Dios actuar. Verás que has abierto una nueva área de comprensión con respecto a tu verdadera relación personal con Dios. Tendrás claro que eres el canal por medio del cual Dios obra. Sentirás la efectividad de tus oraciones, sabiendo que Dios hace la obra, no tú. La presencia de Dios está en ti y en cualquier circunstancia, resolviéndola en el tiempo perfecto y en orden divino. Dios se encarga de cualquier condición o situación, disolviendo lo que necesite ser disuelto, resolviendo lo que necesite ser resuelto.

Dios sabe. Dios está allí. Dios te ama. Dios está presente y activo ahora. Puedes estar seguro de ello. Deja ir y permite que Dios se encargue. Dios se encarga de eso.

Éste es el momento para que dejes la irritación y el nerviosismo, dejes ir toda ansiedad y preocupación personal acerca de ti mismo o de cualquier cosa. En lugar de tus dudas y temores, permite que la idea de que Dios se encarga de eso obre para ti y por medio de ti. Permite que su esencia arrastre todo temor y duda. Permite que su tierno poder domine tus pensamientos y sentimientos hasta que te conviertas en un canal claro por medio del cual el amor de Dios pueda obrar.

Dondequiera que estés, Dios está contigo, en medio de las personas a tu alrededor, en medio de la circunstancia, en medio de todo y todos. Si tienes miedo a lo que podría pasar la semana próxima o el mes próximo o el año próximo, recuerda de nuevo: Dios se encarga de eso.

A medida que lees estas palabras, acepta el pensamiento liberador de que Dios se encarga de todo en tu vida. Permite que tu ser físico descanse. Cierra los ojos a las señales y apariencias externas. Dirige tu atención a la amorosa Presencia interna.

Comenzarás a sentirte descansado y en paz. El futuro no te hará sentir preocupación. Serás libre para vivir sin ataduras. Te encontrarás pensando más claramente, durmiendo más plácidamente, respondiendo y reaccionando a los demás con más calma y paciencia. Serás más feliz y más efectivo en todo lo que digas o hagas.

Dios se encarga de eso. A medida que continúes llevando este mensaje contigo a cada experiencia, encontrarás un mundo nuevo de cooperación a tu alrededor. Ya no necesitarás luchar ni esforzarte. Estarás equilibrado y centrado en una fortaleza espiritual en tu ser. Estarás en paz. Sentirás la fortaleza y el poder de la presencia de Dios obrando en ti y en tu vida.