Despetar la alegría

Despetar la alegría: Soy una hija perfecta de Dios, llena de sabiduría, paz, alegría y luz.
por Rev. Margaret Flick

 

Afirmación: Soy una hija perfecta de Dios, llena de sabiduría, paz, alegría y luz.


Cuando nos mudamos de la ciudad al campo, nos deleitó ver a dos madres ciervas con sus cervatillos paseando pornuestra propiedad. Durante una sequía, les dimos agua yalgunas zanahorias.

Se corrió la voz en la comunidad de los venados, y con el tiempo comenzamos a poner un gran envase de zanahorias cortadas para dárselas a una manada que aumentaba cada vez más.

Una de las ciervas continuó acercándose hasta que me miró a los ojos y tomó una zanahoria de mi mano. ¡Vaya! Aquel fue un momento de pura alegría, conexión y confianza. Ya no les damos comida, pero la alegría de haberme conectado con una cierva salvaje todavía permanece en mí.

La felicidad puede desvanecerse, pero el gozo no. El gozo viene de un lugar más profundo de conexión con lo Divino en todas Sus expresiones. Regresar al hogar que es Dios en nosotros es nuestro gozo más profundo. Cuando abrimos nuestros corazones, mentes y ojos para ver a Dios en todas partes y en toda la creación, encontramos gozo.

Cómo traer a manifestación el gozo interno

Tomado de: Una humanidad y muchas historias.

Una humanidad y muchas historias

La gratitud nos brinda gozo, pues estamos escogiendo ver y apreciar lo que se nos ha dado y la belleza que nos rodea. El regalo que todos compartimos es vida. Hace más de 30 años, me enfrenté a las posibilidades de morir o hacer un cambio drástico en mi vida. Yo había renunciado a Dios y no tenía vida espiritual, pero verme a mí misma cerca de la muerte provocó un cambio en mi ser.

Oré por ayuda y la obtuve. Para mantenerme con vida, necesitaba continuar haciendo cambios. Necesitaba guía y una nueva relación con lo Divino. Las ideas de Dios que aprendí en la religión de mi familia ya no funcionaban para mí. Ese era un Dios furioso, poco confiable y caprichoso.

Abrí mi mente y mi corazón a diferentes maneras de entender a Dios. La guía divina me trajo hasta Unity y a la gratitud eterna. Encontré / Sentí gozo al descubrir que soy amada sin medida. Comencé a recordar que Dios es amor, sabiduría, entendimiento y poder, y que todo esto reside en mí y a mi alrededor.

"El gozo proviene de reconocer en nuestro interior la presencia del amor divino y de la conexión con Dios y con los demás. En el gozo está la plenitud del agradecimiento", dice el hermano Steindl-Rast el monje benedictino que ha estudiado la gratitud durante toda su vida.

Cómo cultivar el gozo

En El libro de la alegría: Alcanza la felicidad duradera en un mundo en cambio constante, escrito por el Dalai Lama y el arzobispo Desmond Tutu, el Dalai Lama explica cómo cultivar la alegría.

"La alegría es, verdaderamente, la recompensa de buscar darle alegría a los demás. Cuando muestras compasión, cuando muestras cariño o que te importa, cuando les muestras amor a otros, haces cosas por otros, tienes —de una manera maravillosa— una alegría profunda que no puedes obtener de ninguna otra manera. No la puedes comprar con dinero. Puedes ser la persona más rica en la Tierra, pero si solamente te preocupas por ti mismo, puedo apostar hasta el último centavo que no serás alegre ni feliz. Pero cuando te importa, cuando eres compasivo, te preocupas más por el bienestar de otros que por tu propio bienestar, maravillosamente, pronto comienzas a sentir un brillo cálido en tu corazón porque, de hecho, has secado las lágrimas en los ojos de otro".

El gozo puede provenir de la conexión con otras personas, con la naturaleza y con otros seres. Es la maravilla, el deleite, el brotar de una energía amorosa —para que podamos sentir nuestra conexión con Dios en todas sus formas— que trae consigo la luz del alma en la forma del gozo. Puede ser el gozo de la primera nevada, las primeras señales de la primavera, el nacimiento de un niño, las estrellas durante la noche. Es ver el milagro de la vida y celebrarlo.

Ideas para fomentar la alegría

  • Concéntrate en las cualidades de Dios e imítalas. Dios es amor, sé amoroso; Dios es sabiduría, sé sabio; Dios es misericordia, sé misericordioso y perdona.
  • Vigila los pensamientos y sentimientos problemáticos y pregúntate si son realmente la verdad. Perdónate a ti mismo por tener esos pensamientos.
  • Mantén un diario de gratitud.
  • Camina de manera consciente en la naturaleza.
  • Ora y medita acerca de un aspecto de la creación.
  • Sé generoso con tu tiempo, tu talento y tu tesoro.
  • Recuerda que el gozo es la conexión de Dios con toda la creación, y esta conexión es eterna. No podemos estar separados de Dios y todas sus manifestaciones. Cualquier cosa que aumente nuestra conciencia del Uno suscitará el gozo que es nuestra naturaleza divina.