Compartir nuestra abundancia

Saber que eres abundante cambia la forma cómo ves el mundo, comparte copiosamente, ama copiosamente, Rev. Ken Daigle
por el Rev. Ken Daigle

 

Cuando “compartimos copiosamente”, expresamos gratitud por nuestro bien abundante.

Vivir sabiendo que tienes suficiente transforma tu vida.

Cuando tomamos decisiones desde una comprensión palpable de la suficiencia y la provisión infinitas disponibles, podemos elegir vivir desde un lugar de poder.

Vivir sabiendo que tienes más que suficiente debería ser el resultado natural de tu práctica de gratitud.

Intenta hacer una lista de las cosas por las que estás agradecido cada día y envíaselas por mensaje de texto a un amigo o compañero. Después de una semana, observa si algo ha cambiado en ti.

Según mi experiencia, cuanto más reconozco mi bien y soy agradecido por la grandeza de lo bueno en mi vida, más prospero y me siento genuinamente sustentado.

¿Qué tiene que ver el amor?

Hace varios años, comencé a usar una frase, "Amor copioso". La disfruto porque es deliberadamente provocativa.

No puedes agotar tu reserva de amor. Cuanto más amor das, más amor tienes. Incluso si las personas a las que bañamos con amor o afecto no nos lo expresan, sabemos que el amor volverá a nosotros desde otro canal.

Sin embargo, he notado que si reemplazo la palabra amar con otro verbo: donar, compartir, servir o dar de manera inútil, la reacción a la afirmación es diferente.

A menudo decimos: "¡No! No hay suficiente. Tengo que ser un buen administrador de mi dinero, mi tiempo y mis recursos o se acabarán y sufriré”.

¡Es como si Dios no pudiera darnos o pudiera castigarnos por dar demasiado! De repente, un Dios punitivo y egoísta está a cargo, y no la fuente de amor y abundancia que conocemos y afirmamos.

Quiero ser claro: atender nuestras necesidades es esencial. Si nos sentimos agotados, no podemos dar nada más.

Pero si digo: "Comparto copiosamente", creo que podrías pensar que si compartes sin discernimiento, no tendrás suficiente.

A veces escucho esto de personas que han dado comida o dinero a las personas sin hogar. Se preguntan cómo dichas personas podrían haber usado el regalo o si estaban lo suficientemente agradecidos por él.

Para mí, esto ilustra que nuestro miedo a la carencia también comprende las formas cómo otras personas usan nuestros regalos.

Deja ir tu miedo a la falta

Nos preocupa que no haya suficiente dinero en nuestra cuenta bancaria; no tengamos suficiente tiempo o talento, inteligencia o energía para triunfar en este mundo.

La verdad de la vida es que todo es perfecto, completo y pleno. El único poder consistentemente proporciona salud, recursos, sabiduría y oportunidades para que podamos gozar de una vida abundante y llena de alegría. Todo lo que necesitas llega en el momento, espacio y secuencia correctos.

Simplemente, mira hacia atrás en todos los momentos en que podrías haberte sentido asustado y sin esperanza. ¿Lo lograste a través de ellos? ¿Funcionaron? Para mí, esas noches oscuras del alma me llevaron a algunos de los días más brillantes y felices que he conocido.

Por lo tanto, puedes amar copiosamente, dar abundantemente, compartir con abandono y servir incansablemente, porque cuanto más das, más recibes.

Tienes más que suficiente, ¡Eres un ser próspero!

Una oración de abundancia

En el infinito de este momento, todo es perfecto, completo y preciso.

El único poder, la única presencia, se expresa en mí y por medio de mí cada momento de cada día.

Abro mi corazón a la sabiduría e inteligencia que existen en el Universo y en mi mente.

Todas las respuestas, los recursos, las oportunidades, las soluciones, la creatividad y la sanación provienen del único poder —Dios.

Libero toda duda.

Confío en que aquello que necesito se derrama sobre mí y emana de mí en el momento y lugar correctos, y en la secuencia perfecta.

Sé que el orden divino siempre se desarrolla para mi mayor bien, y todo está perfectamente en mi mundo.


Si deseas una guía sencilla de prácticas espirituales, solicita Sustenta tu Espíritu Divino hoy mismo.


Para desarrollar aún más tu comprensión de la abundancia, considera prácticas espirituales como mirar claramente, acción social y otras herramientas y prácticas espirituales. Concédete un mayor acceso al poder divino en ti.