Cómo ser un mejor tú

por Sam Bennett

 

Debi desea sentir más paz. Ella quiere una vida llena de risa y de momentos amenos. Desea sacrificarse menos y sustentarse más. Sin embargo, cada día se siente exhausta, estresada y abrumada.

Ella hace todo por los demás, mas aquello que es importante para ella —oración, ejercicio, proyectos creativos— nunca está en la lista. Piensa que no tiene suficiente tiempo para ella misma, cree que hacerlo sería egoísta de su parte. Y ella está equivocada.

Realmente, ser egoísta es andar cansada y agotada. Después de todo, el resto de nosotros tenemos que lidiar con ella cuando anda así, y eso no es muy divertido.

Mas cuando Debi está descansada, alimentada, meditada, amada y satisfecha creativamente, ella le ofrece a la vida lo mejor de sí. Es capaz de estar presente y de escuchar verdaderamente. Está más sosegada y toma las cosas con buen sentido del humor. Realmente, cuando Debi cuida de sí misma, ella es lo opuesto a ser egoísta. Y lo mismo es cierto para ti. Tú y yo sabemos que puede ser un reto encontrar tiempo para ponernos primero, mas he aquí unas cuantas sugerencias para cuidar mejor de ti:

Prueba el respirar 4:7:8

Se hace así: inhala contando hasta cuatro, aguanta la respiración contando hasta siete y luego exhala contando hasta ocho. Sólo hacerlo una vez te provee un buen efecto, mas a mí me gusta hacerlo por lo menos tres veces. Puedes repetir el ciclo tanto como lo desees.

He hecho este ejercicio de respiración por más de veinte años, y me ha ayudado con ataques de pánico, sermones aburridos, vuelos aéreos turbulentos, el tráfico en Los Ángeles, nervios antes de audiciones e insomnio. Trabaja milagrosamente.

La palabra inspiración comparte su raíz con la palabra respiración, y no es coincidencia que un aliento profundo pueda tanto calmarnos como acercarnos más a Dios.

Hazte la pregunta: ¿Cómo puedo ser más yo en este momento?

A veces, la pregunta “¿qué es lo que quiero?” puede confundirnos. Mas preguntarnos “¿cómo puedo ser más yo en este momento?” nos da la oportunidad de estar por lo menos 1% más presente y ser más auténtico inmediatamente. Esto significa que nos volvemos un poquito más peculiares y joviales, o tal vez mostremos nuestro lado serio.

Pruébalo ahora: ¿Cómo puedes hacer que el traje que llevas sea más tú? ¿El correo electrónico que estás por enviar? ¿Esta conversación? ¿Esta cena? Cuando demuestras más plenamente quién eres, permites que la riqueza de tu personalidad se haga evidente, y a las personas les encanta ver el “tú real”. Además, automáticamente te sentirás más auténtico y genuino.

Dios no crea basura. Tu personalidad, energía y disposición únicas son expresiones del amor de Dios. Y, mientras más expreses la verdad de tu ser, más honrarás el don de tu vida.

Crea arte en 5 minutos

Este concepto de crear arte en cinco minutos es una de las ideas más útiles que puedo compartir contigo. Este es el plan: la próxima vez que te sientas atascado, toma cinco minutos y crea algún tipo de arte acerca de cómo te sientes. Haz un dibujo, escribe un poema, baila, inventa una canción o crea figuras de arcilla.

Este arte no tiene que ser bueno. ¿Por qué? Porque los sentimientos meramente desean ser sentidos. Una vez que el sentimiento sabe que ha sido sentido, puede graduarse, ser promovido y obtener un trabajo mejor. Por otro lado, si mantienes tus sentimientos atrapados, ellos con frecuencia se tornan más fuertes, oscuros y poderosos. Peor aún, cualquier paso que des para evadir tus sentimientos terminará saboteándote. De manera que hacer algún tipo de arte en cinco minutos es una manera rápida de activar la válvula para soltar la presión.

Katalina me dijo que luego de un día de trabajo particularmente difícil, ella llegó a su casa y dibujó sus sentimientos. El dibujo era ella, de rodillas, con sus compañeros de trabajo lanzándole con un cañón proyectos y plazos por cumplir. Hacerlo le dio claridad para ver lo atacada y vulnerable que ella se sentía. Así que se sintió inspirada a hacer un segundo dibujo. En este, ella estaba rodeada por un escudo protector invisible. Ella me dijo que ese escudo protector invisible era el amor de Dios. 

Cuando recordó que, sin importar lo que ocurriera en su trabajo, ella estaba protegida por el amor de Dios, pudo calmarse, permanecer centrada y trabajar sin distracciones.

El mundo necesita la mejor versión de ti. Por favor, ¡cuídate bien!


Sam Bennett

Sam Bennett es la autora de Start Right Where You Are y Get It Done y creadora de “The Organized Artist Company”. Ella es escritora, actora, profesora y especialista creativa que ha aconsejado hacia el éxito a artistas y empresarios.

Este artículo apareció en la edición de Julio-Agosto del 2017 de La Palabra Diaria.