Canta una Nueva Canción

Canta una Nueva Canción
Mary Kupferle

No importa lo que haya ocurrido en el pasado, este es un nuevo día, una nueva hora, y un nuevo momento. Puedes apoderarte del gozo en las alas de la oración y ser elevado en paz y valor.

Eres un hijo del Dios vivo, predestinado para la felicidad; para irradiar belleza y tranquilidad. Brillante y hermoso como los rayos del sol por la mañana, para expresar la música y la armonía del universo. El gozo es tu regalo de parte de Dios, y no depende de lo que ocurrió hace diez años, hace un mes, ayer o anoche.

El gozo te pertenece, ya lo sepas o no. Es tuyo ahora, para descubrir, usar, ejercitar, y expresarlo.

Hoy cantaré una nueva canción. Mientras repites estas palabras en voz baja, y en voz alta, encontrarás nuevos bríos que surgen dentro de ti y la novedad de la esperanza estimulando tu interior.

Cantaré una nueva canción. Dite a ti mismo: Dejaré que el canto brote de lo más profundo de mí ser. Dejaré que brote en una sonrisa. Dejaré que surja en tolerancia y perdón. Dejare que salga en alabanza por los demás. Cantaré un nuevo canto hasta que todo mi ser se entusiasme con la alegría de vivir.

Puedes cantar en tu pasar a través de este día y te encontrarás fortalecido, no solo mentalmente sino físicamente. Esto no significa que realmente debas cantar en voz alta, aunque no es mala idea. Significa que dondequiera que estés, sea lo que sea que estés haciendo, puedes cantar una canción en tus pensamientos, en tu corazón y en tu alma.

Puedes hacer esto y tu expresión cambiará, tu rostro brillará, tu trabajo será más fácil, tu vida y asuntos serán bendecidos y transformados.

Todo el universo natural se basa en principios de armonía, orden y ritmo. Un eminente científico ha declarado que en realidad hay música en las esferas, dentro de cada átomo individual. Dios es armonía, Dios es ritmo, Dios es orden, Dios es gozo. La Tierra, los planetas, el sol y las estrellas se mueven al ritmo a un ritmo armonioso y alegre. Cuando estamos llenos de alegría somos uno con el universo, y la armonía y el ritmo de Dios nos llenan e inspiran.

En ocasiones pensamos que no podemos entrar en el ritmo de las cosas, que estamos fuera de sintonía con el éxito, la plenitud, la felicidad o la paz. En esos momentos, es más importante que nunca que nos demos cuenta de que el don de la alegría es innato en nosotros y puede ser despertado. Pablo dice: … que avives el fuego del don de Dios que está en ti…. (2 Timoteo 1:6) Avívalo con las palabras: ¡Cantaré una nueva canción! Podrás y encontrarás un manantial de gozo dentro de ti que nunca hubieras soñado que existiera.

No es necesario esperar por un momento futuro para tomar conciencia de este gozo interior. No tienes que esperar a que venga a ti a través de alguna persona, cosa en particular o algún logro.

No pospongas tu alegría para otro momento. Canta una nueva canción de gozo hoy, en esta hora, en este minuto. Canta por el gozo de las enseñanzas de Cristo. Canta por la alegría de saber que eres un hijo del Dios vivo. Canta por el gozo de saber que tus seres queridos también son hijos del Dios vivo. Canta por la alegría de saber que eres un ser espiritual, inmortal, indestructible, inmutable y perfecto.

Una canción de gozo es tu derecho divino de nacimiento, y una vida abundante es tu herencia. Declara triunfantemente: Cantaré una nueva canción de gozo el día de hoy. Cantaré para la gloria de Dios. Cantaré por el bienestar de la humanidad.

Canta una nueva canción el día de hoy, un canto de alegría, y tus pensamientos resplandecerán, tu vida será como el sol brillante.