Caminos hacia la paz

Caminos hacia la paz

El viaje comienza

Piensa en los grandes pacificadores a través de la historia. ¿Cómo pudieron inspirar a que la gente siguiera un camino de paz?

La respuesta está en nuestro interior —los grandes pacificadores del mundo permanecen centrados en Dios al dirigirse a su interior, a “La paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento” (Flp. 4:7). El mundo responde a su resplandor interno de paz.

Crea tu resplandor al tener pensamientos de paz, decir palabras que te gustaría oír y tratar a todo el mundo con bondad y compasión.

Una reacción en cadena

¿Alguna vez has notado la reacción en cadena que se produce simplemente al sonreír a alguien? Pon a prueba el experimento siguiente: Sonríe a la gente y date cuenta de cuantas sonrisas recibes a cambio. Te sorprenderás de lo lejos que la bondad puede viajar en poco tiempo. Tu paz interna llega a los demás y las ondas de amor y comprensión se expanden externamente en un círculo sin fin.

Ahora visualiza la paz de Dios envolviendo el mundo. Eres parte de esa paz porque estás en un viaje espiritual —un camino que incluye la paz para tu vida diaria. Como cualquier otro viaje, puedes preparar tu equipaje. Lleva contigo una actitud de paz, envuélvete en el amor de Dios y siempre, siempre, ten cantidades generosas de cuidado y consideración listas para compartir con la comunidad mundial.

Llenando el vacío por medio de la oración

Cuando oras, recuerda hacerlo a escala global. En vez de limitar tus oraciones a familiares y amigos, expándela con fe y amor. Envuelve a las personas en todo el mundo, incluyendo a los líderes mundiales, en tus pensamientos llenos de fe. Visualiza a cada persona guiada de manera divina a encontrar las maneras correctas para vivir en amor y paz con los demás. Aunque la distancia te separa de estas personas, la oración llena el vacío hacia la unidad espiritual y la paz te une en armonía.

Buen viaje en tu camino hacia la paz.

Afirma: Me dirijo a Dios en mí y soy guiado tiernamente por nuevos caminos de paz y comprensión.