Bienvenida a la Gracia

Entender el significado de la gracia.
por la reverenda Margo J. Ford

 

Afirmación: La gracia es una atracción ascendente del universo, que me eleva a las alturas de mi naturaleza divina.


Buscando el significado de la gracia

San Agustín preguntó: “¿Qué es la gracia?" Yo, personalmente, tengo idea de lo que es hasta que alguien me lo me pregunta; cuando me preguntan, no lo sé. Si le pedimos a una docena de personas cómo definirían la gracia, podríamos descubrir una docena de respuestas diferentes que incluiría: “no sé”.

Tal vez fuimos criados en una tradición de fe que nos enseñó que teníamos que ganar la gracia de Dios al adherirnos a reglas específicas y participar en conductas sancionadas. La gracia era casi como ganar puntos con Dios; suficientes puntos en última instancia podrían llevarte al cielo. También podrías renunciar a la gracia de Dios haciendo caso omiso de esas reglas o comportándote de manera “pecaminosa”.

Tomado de: Una humanidad y muchas historias.

Una humanidad y muchas historias

Creo que existe un significado de gracia completamente diferente.

En el libro La búsqueda por Richard y Mary Alice Jafolla explica que: “El regalo es tuyo de parte de Dios simplemente porque eres hijo de Dios. No es necesario que lo ganes, y no tienes que demostrar que lo mereces. Es tuyo incondicionalmente. Viene con ser parte de la creación. Es el regalo de la gracia”.

El monje y místico Thomas Merton escribió: “La gracia no es una extraña y mágica sustancia que se filtra sutilmente en nuestras almas para actuar como una especie de penicilina espiritual. La gracia es unidad, la unidad dentro de nosotros mismos, la unidad con Dios”.

En Efesios 2:8-9 leemos: “porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe”. Y en 2 Timoteo 1:6 agrega: “por eso te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti”. Ya somos llenos de gracia. Solo necesitamos recordar todo lo que esto implica en nuestra vida diaria.

Experimentando la gracia

Hace poco pedí a los miembros de mi congregación que compartieran ejemplos de formas en que la gracia había tocado sus vidas, por lo que pude utilizar sus historias en mi mensaje dominical sobre la gracia. Una mujer escribió acerca de recibir un libro de cocina de un vecino nuevo cuando ella acababa de mudarse y se sentía sola y perdida. Otra persona describió la enorme emoción que sintió cuando inesperadamente le devolvieron una mascota perdida. Otro más comentó que la respuesta a un serio dilema le llegó en el momento justo.

Mi única tía murió el 17 de septiembre del 2004, a los 96 años. Su nombre era Grace, y yo la adoraba. La Palabra Diaria para ese día fue Gracia, y las palabras “Reconozco la gracia como amor incondicional” fueron una fuente de gracia para mí, ya que lamenté mucho su pérdida.

Recibir una llamada telefónica o una carta cuando estamos solos es un regalo de la gracia. También lo es la dulzura del suave empujón de una mascota peluda o el encontrar el regalo adecuado para un amigo querido.

Swami Vivekananda, un monje hindú que vivió en el siglo XIX, lo expresó de esta manera: “La gracia de Dios siempre sopla, pero debes alzar tu vela”. En otras palabras, debemos estar abiertos, ser receptivos y acogedores a la actividad de la gracia en el interior.

Expresando como gracia

¡La gracia solo es! También podemos aprovechar la energía de la gracia en el servicio a los demás. Podemos hacer una llamada telefónica o escribir la nota que trae algunos momentos de alegría a una persona solitaria. Podemos comprar comestibles para un amigo que se recupera de una enfermedad. Podemos escuchar cuando alguien necesita expresar sentimientos de dolor. Podemos comprar una hamburguesa para un hombre sin hogar que se encuentra fuera de un lugar de comida rápida. Puede que nunca sepamos si ese simple acto de amabilidad se convertirá o no en un recuerdo precioso en la vida de alguien, pero podría serlo.

Victor Daley, el poeta australiano, estaba siendo cuidado con ternura en un hospital católico cuando estaba muriendo. Uno de sus últimos actos fue agradecer a las enfermeras por toda su amabilidad hacia él. “No nos agradezca”, dijeron las enfermeras. “Gracias a la gracia de Dios”. Muy perceptivamente, preguntó el poeta: “¿Pero no son ustedes la gracia de Dios?”

Dándole la bienvenida a la gracia

Te invito a recordar las muchas veces en que tu vida ha sido tocada profundamente por la gracia, y también las innumerables formas en que tú has sido la gracia en la vida de otros. Que continúes experimentando y siendo el impulso ascendente del universo, elevándote a las alturas de tu naturaleza divina.

Este mes es posible que desees considerar:

  • Cómo explicarías claramente tu comprensión de la gracia a otra persona
  • Experiencias de gracia en tu vida
  • Formas en que te has manifestado como gracia en el mundo: la atracción ascendente del universo, elevándote a las alturas de tu naturaleza divina