La alegría navideña es restaurada

La alegría navideña es restaurada, Rev. Sandra Campbell, Una Navidad inolvidable
por la Rev. Sandra Campbell

La alegría navideña es restaurada, Rev. Sandra Campbell, Una Navidad inolvidable

Perder la emoción de la Navidad—y recuperarla 20 años después

El 1 de diciembre de 1974 fue el peor día de mi vida.

Extraído del folleto de 2021 El espíritu de la familia

La alegría navideña es restaurada, Rev. Sandra Campbell, Una Navidad inolvidable

Comenzó como cualquier otro día. Estábamos esperando la llegada de la Navidad. Como la mayoría de los padres, habíamos estado haciendo listas y comprando los juguetes y regalos que nuestros hijos querían. Phil y yo nos habíamos casado cinco días antes, pero habíamos vivido juntos durante dos años.

Estaba preparando el almuerzo para la siguiente jornada laboral. Mi hija de 6 años, Tami, y mi hijo de 2 años, Tume, se entretenían con unos bloques de juguete. Sus regalos de Navidad, comprados después de las rebajas del Día de Acción de Gracias, estaban escondidos debajo de la escalera, esperando la Nochebuena, cuando Phil y yo los envolveríamos y los pondríamos debajo del árbol mientras los niños dormían. Apenas podíamos esperar a ver la expresión de sus ojos cuando los abrieran el día de Navidad.

El verano anterior, Tume había gritado de emoción y había corrido hacia la ventana cada vez que escuchaba el clic-clac del juguete de montar de ruedas grandes del hijo del vecino. El niño cruzaba la acera frente a nuestra casa con su juguete. Ahora, su propio juguete de montar de ruedas grandes estaba esperando debajo de la escalera.

Unas horas más tarde, Tume murió inesperadamente. El accidente cambió nuestras vidas. La Navidad ya no tenía la misma alegría y emoción para nosotros.

Aferrándome a la esperanza

Con el paso del tiempo, busqué desesperadamente encontrarle sentido a todo. Logré un poco de inspiración gracias a La Palabra Diaria y otros libros, apoyo de oración del Ministerio de Oración de Unity y los seminarios. Encontré algo de esperanza en un pasaje particular de la Biblia: “Yo les compensaré a ustedes los años que perdieron a causa de la plaga de langostas” (Joel 2:25).

Cuando mi padre fue asesinado en Nochebuena dos años después, comencé a hundirme aún más profundamente en mi tristeza. Pero seguí aferrada a la esperanza del libro de Joel.

Luego, el 24 de diciembre de 1995, ocurrió un milagro. Nuestras primeras nietas, las gemelas, llegaron al mundo un mes antes. Nuestro hijo PJ, quien había nacido dos años después de la muerte de Tume, estaba en la universidad y su entonces novia, ahora esposa, no pudo prepararse para las alegrías y desafíos de tener gemelas. Pero yo sí lo estaba. Sabía que era el cumplimiento de una promesa.

Este fue mi día de restauración. La promesa se cumplió. Por primera vez desde aquella triste Navidad de 1974, sentí que mi alegría se restauraba.

Después de visitar el hospital por centésima vez ese día, conduje hasta Unity Temple en la Plaza de Kansas City para el servicio de Nochebuena. Mientras cantaba con el coro, repetía el pasaje de Joel en mi mente. Este fue mi día de restauración. La promesa se cumplió. Por primera vez desde aquella triste Navidad de 1974, sentí que mi alegría se restauraba.

La promesa de la alegría

Hace unos años, recibí un mensaje que hizo que la promesa fuera aún más significativa. Presenté a una oradora invitada en Unity Temple, Debbie Wojciechowski, una intuitiva espiritual. Mientras ella repetía los mensajes intuitivos que escuchaba en esa sesión, las personas en la audiencia levantaban las manos cuando reconocían la presencia de sus seres queridos.

Cuando ella describió a un niño pequeño que falleció en una muerte accidental, podría haber estado hablando del hijo de cualquiera. Pero yo sabía que era Tume. Describió una habitación y un estante con una imagen enmarcada junto a una estatua de un ángel sosteniendo una vela. Me di cuenta de que estaba describiendo la habitación de mi hogar y el manto sobre nuestra chimenea, donde el candelabro de bronce del ángel está junto al marco blanco que contiene la imagen de Tume y las palabras: El alma que sufre es tan amada por Dios como el alma pequeña que Él se ha llevado a casa.

Ella me dijo que él quería que yo supiera que cuando yo miré su foto unos días antes, él estaba parado allí. Pero fue lo que dijo a continuación lo que confirmó la presencia de Tume. Preguntó si había gemelos en la familia y dijo que Tume quería que yo supiera que él los había enviado.

Nuestra familia ha sido bendecida con cuatro nietos y más Navidades llenas de alegría. ¡Pero la Navidad de 1995 sigue siendo la mejor Navidad de mi vida!


Rev. Sandra CampbellLa Rev. Sandra Campbell es ministro asociada de Unity Temple en The Plaza en Kansas City, Missouri, y directora ejecutiva de Unity Urban Ministerial School. Este artículo apareció por primera vez en el folleto de Unity para el Adviento 2021, Una Navidad inolvidable.