Al que cree todo le es posible II

Al que cree todo le es posible II
Eric Butterworth

En el nivel presente de desarrollo donde ahora mismo estás, hay un recurso ilimitado de sabiduría y guía, de habilidad y creatividad, y de substancia y provisión por medio del cual puedes hacer, y hacerlo superlativamente bien, todo lo que debe hacerse ... si puedes dejar ir tu identificación con la limitación ... si puedes creer. La palabra desarrollo es interesante en cuanto a que no quiere decir añadir o poner algo. Se relaciona con la palabra envolver, que quiere decir encerrar.

Por lo tanto, "desarrollar" significa desenvolver. El desarrollo de una conciencia de prosperidad no se logra al "programar la mente" con una serie de oportunas "declaraciones de la Verdad". Eresrico, no porque lo decretes una y otra vez, sino a causa de tu herencia espiritual. Eres ahora tan espiritual como siempre puedes serlo.

Puedes aumentar la conciencia de tu verdadera naturaleza, que a su vez aumentará tu fluir de substancia. No conseguirás prosperidad de un libro -ya sea este libro o cualquier otro. La prosperidad viene de la conciencia que se desenvuelve desde el interior de una persona. Te asombrarán las cosas maravillosas que comenzarán a desenvolverse para ti a medida que desarrollas una imagen más positiva de ti mismo y según vuelves a centrar tu fe en el poder que todo lo logra, el poder del proceso divino en tu interior.


De vez en cuando un estudiante de la Verdad dirá: "He trabajado larga y arduamente para desarrollar comprensión. ¿Cuánto tiempo tengo que trabajar en esto para llegar al lugar donde ella trabaja automáticamente para mí?" Este pensamiento es tan comprensible, pero tan ingenuo. Pregúntale al gran atleta o al pianista de concierto o al actor exitoso si ellos han llegado al lugar donde no necesitan practicar más. Te dirán que mientras mayor pericia alcanzas y más te acepta el público, mayor es la necesidad de practicar.

Notarás que aun Jesús iba regularmente a las montañas a orar para "practicar la Presencia de Dios". Pueden haber momentos cuando te digas: "Pero este problema realmente no tiene solución. Después de todo, soy sólo humano; ¿qué esperan?" Pero no eres solamente humano. Eres humano, desde luego; pero lo humano en ti es un cascarón que encierra lo divino en ti. Puedes hacer tu adelanto personal, y liberar la tremenda posibilidad de tu divinidad. Este es el desenvolvimiento progresivo que experimentarás a medida que practicas diligentemente identificarte como una expresión ilimitada de un Universo ilimitado.

¿Encuentras concebible que, cuando Jesús empezó a experimentar con el poder creativo de la fe, a veces fue retado aún más allá de Su capacidad para creer? ¿Te sobresaltaría considerar la posibilidad de que algo en El, los últimos vestigios de la conciencia humana, pudiera haber dicho: "No puedes sanar a este ciego ... o proveer alimentos a esta gran multitud de gente. No sabrías cómo hacerlo"? Si te han condicionado con la idea de que Jesús fue "muy Dios", puede ser difícil para ti creer que Jesús en Su juventud tuvo las mismas dificultades básicas de crecimiento como tú las has tenido. Recuerda, Pablo dijo que Jesús fue tentado en todo, como nosotros.

En otras palabras, El logró dominio por medio del desarrollo personal y la constante práctica. El dijo, en efecto, que había vencido al mundo, la carne y el diablo. ¿No sugiere claramente esto que El había tenido que superar algo, algún crecimiento personal que lograr?

El gran virtuoso del piano Paderewski una vez tocaba para un público de gente rica y de la realeza. Después de una ejecución brillante, una dama elegante estaba extática con el gran artista. Dijo: "¡Oh, Maestro, usted es un genio!" Paderewski replicó ásperamente: "¡Oh sí, señora, pero antes de ser un genio fui un patán!" Lo que quiso decir fue que la presente aclamación no fue dada a él en una bandeja de plata. El, también, una vez fue un niñito que practicaba laboriosamente sus escalas. y aun en su cumbre, detrás de toda ejecución brillante, había incontables horas de práctica y preparación.

Una persona necesitada una vez se arrodilló ante Jesús, y dijo: "Maestro bueno". Jesús interrumpió abruptamente, diciendo: "¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino solo Dios" (Lc. 18:18-19). El nunca pareció perder de vista el hecho de que mientras la gente creía que El era Dios hecho hombre, El sabía que era hombre que estaba llegando a ser Dios.

Dejamos de ver todo el significado de la vida de Jesús a menos que la veamos como un proceso de crecimiento y que antes de lograr la maestría de Cristo, El fue Jesús, el muchacho pensativo y curioso, que soñaba en las laderas de Galilea. El no dijo: "Soy más divino que tú. Lo que Yo hago es por designio divino, pero para ti se necesitaría un milagro". No, en efecto, El dijo que había vencido al mundo al probar el poder de la fe y la potencialidad inherente en el hombre, que si una persona cree en el fluir creativo del Universo como El ha hecho, luego esa persona puede hacer todo lo que El ha hecho ... y mayores cosas hará.

La fe que se requiere para demostrar prosperidad no es simplemente una declaración devota. La fe es expectación. No recibes lo que quieres; no recibes por lo que oras, ni tan siquiera aquello en que dices haber puesto tu fe. Siempre recibirás lo que verdaderamente esperas. Algunas veces, después que la gente ha experimentado resultados modestos de sus esfuerzos en la oración, tal vez diga: "¡ Bueno, eso era poco más o menos lo que yo esperaba!"

Quizás sólo trate de ocultar su ego herido, pero esto habla mucho acerca de su fe. ¡Cuántas personas van por la vida en esa conciencia, aguantan una taza de lata debajo del Niágara de la abundancia de Dios! Es una expectación en pequeña escala que se manifiesta usualmente en un nivel de conciencia que se caracteriza por escasez y limitación. En el mejor de los casos, es vivir marginalmente. Alguna gente hasta se prepara para lo peor para no sufrir una decepción más tarde. Y, desde luego, raras veces no la sufren. ¡Qué vida ineficaz e insípida esperan! Podríamos llamarla "a tono con lo indefinido".

Es importante saber que el proceso creativo está activo en ti siempre, no solamente cuando "tienes fe". La Mente Infinita es una actividad que trabaja en ti constantemente, no sólo' cuando afirmas oraciones por curación o prosperidad. El gran descubrimiento del nuevo discernimiento en la Verdad es que la conciencia es la llave de todo lo que nos sucede, ciertamente la llave de la prosperidad personal.


El punto de partida para cambiar tu vida de los reveses financieros a una experiencia de abundancia, es la comprensión de que puedes cambiar tu vida al cambiar tus pensamientos. Tú eres una persona completa en un Universo completo. Eres una expresión individualizada del fluir creativo. Hay algo que puedes hacer que nadie puede hacer tanbién como tú. En algún lugar se necesita esa contribución especial.